19 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Voodoo y sus prácticas en el ‘blues’

Al estudiar el blues como fenómeno sociológico, sobre todo en el delta del río en la Louisiana, nos damos cuenta de que la película “Ske...

Al estudiar el blues como fenómeno sociológico, sobre todo en el delta del río en la Louisiana, nos damos cuenta de que la película “Skeleton Key” es lo más cercano para ilustrar lo unidos que estaban estos maestros del “blues” (“bluesmen”) con las artes o prácticas mágicas como el “Voodoo” y el “Hoodoo”. Robert Johnson, el poseído por el diablo, quien supuestamente le dio sus habilidades, era solo un pequeño detalle.

Hay una unión intrínseca entre el “ blues ” y estos encantamientos diríamos, “ satánicos ”. No me refiero a las pendejadas que hablan algunos neófitos de escuchar los discos al revés y “ mensajes subliminales ”. Si vamos a hablar del Diablo, por favor, no hablemos tonterías, es un tema serio.

Estoy poniendo “ play ” normal a un CD, recopilación en una edición del año 2007, llamado “ Voodoo Blues -Hoodoo & Magical Practices ”. Mojo es el nombre para este tipo de “ Blues ”, también llamado “ Voodoo Blues ” o “ Blues Hoodoo ”. La distinción entre géneros de “ blues “ es reciente, en su momento (entre 1910 y 1950) no existía otro, solo “ blues ”.

Con solo examinar los títulos de las canciones y los nombres de los “ bluesmen ” te das cuenta de que no es relajo. Si quieres haz la prueba, busca las letras de las canciones en Internet, ahora puedes conseguir casi cualquier cosa.

Encantamientos, gatos negros, conjuros, serpientes, brujas y brujos, preparaciones y polvos, resguardos y amuletos, nada extraño para nosotros habitantes del Atlántico, no nos es difícil entender la cultura de esta Región y la idiosincrasia de sus habitantes durante aquellos tiempos, hasta es motivo para otros artículos.

Canciones como “ Hoodoo Lady Blues ” de Arthur Crudup, es parte de esta selección, Sonny Boy Williamson con “ Hoodoo Hoodoo ” por ejemplo, también “ Two Faces Woman ” de Curley Weaver, “ Black Cat Bone ” de Sam “ Lightnin ” Hopkins y Doctor Clayton con “ Root Doctor Blues ”.

Hay una veintena de canciones en este solo disco, pero hay miles grabadas, más o menos, entre 1910 y 1950. No es extraño entonces, que el “ blues “, al igual que estas prácticas mágicas de la Louisiana se fue extendiendo a lo largo y ancho del Mississippi como reguero de pólvora, entre la pobreza y la marginalidad a que estaban sometidos los afroamericanos.

Claro que en el proceso antropológico-cultural de sedimentación de las memorias, el “ voodoo “ (como práctica religiosa), el “ blues ” (música folklórica) y el “ creole ” (idioma) se fusionaron en una amalgama que crea la identidad de ese pueblo y al mismo tiempo cada una de ellas es expresión del mismo, adquiriendo esas comunidades rurales afroamericanas, un sentido de pertenencia.

En otro análisis, ante Dios, podemos hacer lo que queramos, pero no nos extrañe en algún momento, un gran juicio como “Katrina”. Lo demás es historia.

*Escritor y analista político.recursossinlimites@gmail.com