13 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Bases militares de EUA, solución o problemas

Los panameños somos de los mejores expertos en conocer los efectos que tiene sobre la población la presencia de militares de EUA en terr...

Los panameños somos de los mejores expertos en conocer los efectos que tiene sobre la población la presencia de militares de EUA en territorio nacional, una vez el gobierno nacional local autoriza la presencia en alguna porción de su territorio y las actividades militares de estos “soldados universales”, con inmunidad legal y con todos los privilegios nacionales posibles para asegurar su estadía confortable a costas de un pueblo.

Como ex oficial de bajo rango de la Policía militar panameña en la década del 80, en la Ex Zona del Canal, me correspondió ser contraparte policiva durante la vigencia de las funciones de la Policía Militar Conjunta, para supervisar, controlar y mediar en las conductas de los “ soldados universales “ en la ciudades de Panamá y Colón, lo que me permite ser un testigo de sus violaciones a nuestras leyes y mujeres, a los derechos laborales de los panameños que trabajaban para ellos y su interferencia en la seguridad ciudadana local.

Si bien es cierto que es derecho soberano de Colombia vivir su propia realidad en materia de protección social a su población, en cuanto a la posibilidad real de violaciones de los derechos humanos de sus ciudadanos por parte de militares extranjeros, será nueva la experiencia que inician a vivir con la presencia de soldados de EUA en siete bases militares en toda la extensión de su territorio, estoy seguro de que vivirán nuestra trágica experiencia a corto plazo, por las actuaciones de estos soldados universales, que hoy gozan de más privilegios que años atrás de inmunidad jurídica. A diferencia de los países suramericanos limítrofes con Colombia, el Gobierno Nacional considera, con justa razón, que es un asunto nacional del Gobierno colombiano acoger a estos soldados en su territorio, pero es también responsabilidad de nuestro Gobierno proteger a los panameños de las posibles violaciones a las leyes nacionales, que podamos tener si estos soldados universales, deciden utilizar a Panamá como su área de descanso, para disfrutar de nuestra vida turística, con su conocida conducta violatoria de derechos humanos y luego cruzar las fronteras con toda su inmunidad universal, dejando secuelas de violencia humanitaria, que nadie podrá denunciar o sancionar.

Las autoridades de Migración, Pasaportes, Aduanas y Seguridad Ciudadana tienen una nueva tarea por delante con la presencia de los cientos de soldados de EUA trabajando cerca de nuestras fronteras, que de seguro no tomarán días libres en su propia área de trabajo, por el principio de su seguridad personal, de no comer donde trabajan y de seguro que será Panamá su destino de descanso. Esos dólares de consumo pueden ser nuevos dolores de cabezas social para muchos panameños, que consideren que es una inyección de capital extranjera a la economía doméstica. Cuidado con nuestras mujeres en Darién.

*Ingeniero.david_280559@hotmail.com