Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Publicidad muy peligrosa

Con frecuencia, la televisión nos presenta cuñas publicitarias que promueven el condón como profiláctico seguro contra el SIDA y otros m...

Con frecuencia, la televisión nos presenta cuñas publicitarias que promueven el condón como profiláctico seguro contra el SIDA y otros males venéreos. La cuña parece dirigida a jóvenes, a quienes anuncia la fornicación y su visado, el condón, como un divertido juego.

Debemos suponer que a los promotores de las cuñas los mueven buenas intenciones y sana preocupación por la salud de los destinatarios de los subliminales mensajes.

Pero, no bastan las buenas intenciones en un asunto tan delicado como la educación sexual, que abordan unilateralmente; pues es tema que corresponde, primordialmente, a las familias.

Las cuñas son peligrosas. Y son peligrosas porque faltan a la verdad, por omisión y por inexactitud en el mensaje. Se da a entender que el condón es seguro para evitar el contagio de enfermedades venéreas, y esto es falso.

La cuña es un consejo engañoso que puede costarle la vida a quienes confíen en su supuesta veracidad.

Los auspiciadores de la cuña y sus creadores deben tomar nota de esta situación y corregirla de sus inexactitudes, a fin de no cargar en sus conciencias con las posibles muertes resultantes de su confiado uso.

Hay valiosas opiniones científicas para consultar. Tres referencias pueden servirnos: El Dr. Rubén Revello, coordinador del Instituto de Bioética de la Universidad Católica Argentina, advirtió sobre el peligro de confiar en mensajes publicitarios sobre los preservativos para evitar el SIDA. “ Un problema tan grave como el SIDA no se soluciona solamente con publicidad? Reducir la prevención del SIDA a la distribución masiva de preservativos crea la falsa sensación de que así se soluciona todo peligro de contagio ” (ACI prensa/23-03-09).

Un estudio publicado por el Comité Independiente Antisida, de España (www.sinsida.com), titulado “ ¿Por qué los preservativos no protegen contra el Sida? ”, se refiere a variados aspectos del tema, y cita estudios que revelan sus las fallas, hasta un diez y un 30%.

Por otra parte, el doctor Edward Green, Investigador Jefe de Prevención del SIDA en la universidad norteamericana de Harvard, afirmó, en una entrevista sobre el tema (CNA/02-06-09), que los preservativos no solo no funcionan correctamente, sino que podrían estar “ exacerbando el problema ”. Según Green, la comunidad científica admite que los preservativos reducen la tasa de infección del VIH; pero numerosos estudios prueban lo contrario. “ No podemos encontrar una relación entre mayor uso de preservativos y reducción de tasas de VIH ”, aclaró.

Añadió que cada vez más estudios coinciden en que la difusión de los preservativos falla por un fenómeno llamado “ compensación de riesgo o desinhibición conductual ”.

“ La compensación de riesgo es la idea de que si alguien usa cierta tecnología para reducir un riesgo, ocurre un fenómeno que lleva a la persona a asumir un riesgo mayor. En este caso, el riesgo es el sexual ”.

Green, quien se califica a sí mismo como “ liberal ” en temas de sexo, recomienda la abstinencia sexual y la fidelidad como soluciones al contagio. Señaló los avances extraordinarios logrados en Uganda, África, en donde el gobierno ha promovido, junto con la utilización de preservativos, la educación en la abstinencia sexual y el rechazo a la promiscuidad. Dicha política redujo la tasa de contagios de SIDA en 66%.

La validez de estos datos resultó más evidente cuando se comprobó un incremento en el contagio, desde el año 2004 y siguientes, como consecuencia de la intensificación de campañas promotoras del uso de condones como “ solución segura ” contra el SIDA; campaña auspiciada por fabricantes de preservativos.

Nuestras autoridades de Salud deben intervenir y ordenar la revisión de los aspectos científicos ignorados.

Publicitar los preservativos y ocultar los riesgos es una mentira mortífera.

*Periodista.miguelespinop@hotmail.com