Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Corporativismo o qué?

Ningún análisis de Panamá y la geopolítica latinoamericana puede descartar la cada vez mayor presencia de China en la Región. Para la ge...

Ningún análisis de Panamá y la geopolítica latinoamericana puede descartar la cada vez mayor presencia de China en la Región. Para la geopolítica china, Latinoamérica es una región estratégica para la seguridad de las materias primas y su desarrollo industrial. La inversión china en la Región ya se manifiesta en esta década en países como Perú y Brasil y motivará en los próximos diez años un mayor acercamiento de las relaciones regionales y los flujos de capitales.

China, como el mayor usuario del Canal de Panamá y con un potencial control sobre las rutas comerciales del Pacífico, logrará disminuir la marcada influencia norteamericana en la Región y los usuales consensos regionales. Panamá, no ha definido su posición frente al tema de las dos Chinas y el giro en las estructuras de poder y las relaciones que enfrentará la Región, cuando China Continental las profundice, podrían dejar a nuestro país en desventaja.

Panamá deberá decidir si pospone esta decisión hasta después de la ratificación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos o define desde ya su posición al respecto.

Me sorprendió que Cuba no fuera mencionado por ninguno de los cuatros expositores del Foro organizado por Fudespa. ¿Cuál sería el impacto del desmoronamiento del régimen comunista en Cuba? ¿Qué papel jugará Panamá o la Región para garantizar la sostenibilidad económica de Cuba según la dirección democrática o totalitaria que pretenda seguir? ¿Será la región centroamericana más segura o se deteriorará la situación de seguridad ligada al problema del narcotráfico?

En mi opinión, los países de la Región debemos influenciar un cambio en la estrategia norteamericana en la lucha contra las drogas. Mientras existan treinta millones de consumidores en los Estados Unidos, el narcotráfico deteriorará las condiciones de vida de los centroamericanos y perturbará la paz y la estabilidad política.

La guerra contra las drogas es un fracaso, porque se ha desatendido el tipo de atención que debe prestarse a los consumidores. A fin de cuentas, estos son los verdaderos responsables de que la situación de seguridad se deteriore en la Región. El mercado prohibido de las drogas es de muy alta rentabilidad y promueve en nuestras sociedades de consumo la tentación hacia una ganancia inmediata. A pesar de elevar los costos del negocio ilícito, las estrategias nacionales y regionales han fracasado en detener el tráfico y se exige formular nuestras propuestas que provengan de la Región, pero centralizarla en detener el consumo o regularlo.

Panamá como país debe unir fuerzas con Costa Rica y convencer a los países centroamericanos a renunciar a las fuerzas militares. Centroamérica podría ser la primera zona libre de ejércitos del mundo. Esto ayudaría a promover la atención mundial a la Región y lograr redireccionar los presupuestos nacionales hacia tareas sociales necesarias.

*Presidente de La Estrella y El Siglo.easvat@elsiglo.com