Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Necesitamos otro alcalde

La renuncia a sus funciones de asesora de la vicealcaldesa del distrito de Panamá, Roxana Méndez, constituye el último acto de una crisi...

La renuncia a sus funciones de asesora de la vicealcaldesa del distrito de Panamá, Roxana Méndez, constituye el último acto de una crisis creciente que se abate sobre el Municipio de la ciudad capital. Crisis iniciada desde la ilegal e inconstitucional postulación del Sr. Bosco Vallarino, quien mintió sobre su naturalización en Estados Unidos, ciudadanía a la que nunca ha renunciado. Dicha postulación y su participación electoral solo pudo sostenerse por la corrupción que corroe a la política y las instituciones panameñas.

Dicha crisis se ha venido profundizando desde el primer día de gestión del Sr. Vallarino, quien, con una serie interminable de desaciertos, metidas de pata y actos cuestionables ha demostrado su manifiesta incapacidad para ocupar el cargo. El cheque para el viaje de la esposa, los millones de dólares en concesiones sin pasar por licitación, la incapacidad para asegurar la eficiente recolección de basura, son algunos ejemplos. En cambio, pierde el tiempo y dineros públicos en proyectos pueriles, como piscinas de plástico y villas navideñas.

Se evidencia como un craso error la maniobra de los partidos oligárquicos de recurrir a caras populares de la televisión para tapar su creciente desprestigio a los ojos del pueblo. Panamá requiere un cambio de políticos con propuestas y no de caretas. El pueblo de la capital aspiraba al cambio que se le prometió, pero ha sido estafado.

No es casualidad que la noticia sobre la renuncia de la vicealcaldesa se anuncie el mismo día en que el país conoce que el fiscal archivó la denuncia contra el ex candidato Roberto Velásquez, a quien se acusó de haber recibido dineros ilícitos de David Murcia para su campaña electoral. Los panameños no pueden menos que preguntarse: ¿O los que tenían las pruebas las están escondiendo para que otro delito quede impune, o todo era una patraña para ayudar a ganar al Sr. Vallarino?

Sea cual sea la respuesta, se evidencia el grado de descomposición en el que ha caído el sistema político panameño. Se requiere una reforma electoral profunda para que hechos tan vergonzosos como los ocurridos no se repitan en próximas elecciones y para que ciudadanos honestos puedan presentar propuestas nuevas y alternativas reales a los “ políticos de siempre ” (incluidos los del actual gobierno).

Por todo lo anterior, el Comité Ejecutivo del Partido Alternativa Popular (PAP) opina que, en busca del adecentamiento de la comuna capitalina y de la política panameña, es hora de que exijamos la destitución del alcalde ilegítimo de la ciudad de Panamá, y que se convoque con urgencia a nuevas elecciones para escoger libre y democráticamente a un alcalde que le haga frente a los diversos problemas que aquejan al municipio capitalino.

*Sociólogo.olmedobeluche@hotmail.com