Temas Especiales

25 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La tolerancia en peligro

En estos días el mundo se ha conmocionado por la decisión de los cantones suizos de prohibir minaretes en las mezquitas que hay en su te...

En estos días el mundo se ha conmocionado por la decisión de los cantones suizos de prohibir minaretes en las mezquitas que hay en su territorio. La medida no se entiende bien, pues si es un rechazo al Islam, las mezquitas permanecerán y con ellas, la fe islámica. Pero de lo que se trata es más bien de un temor a lo que el crecimiento del Islam pueda significar en una nación europea.

También en estos días el ministro de Exteriores de Alemania ha dicho que tendrá que pensárselo bien, sobre si debe expulsar a algunos clérigos integristas de su país. Y la necesidad de que los predicadores islámicos sean educados en el respeto a la democracia. De eso se trata, me parece. No de prohibir el Islam, una fe milenaria que ha construido una civilización, sino del poder convivir con ella dentro del respeto a otras dos civilizaciones también milenarias, que la antecedieron: el judaísmo y el cristianismo.

La dificultad generada por el Islam no proviene propiamente de esta creencia, sino de una interpretación extremista que, según afirman algunos practicantes ilustrados de esta fe, distorsiona los elementos propios del Islam y los ponen al servicio de intereses políticos. Estas doctrinas extremistas no son tolerantes, creen en la imposición de su punto de vista sobre toda la sociedad islámica en que habitan, normando rígidamente la conducta de hombres y mujeres; luego, quieren dominar sobre todas las naciones islámicas (pretenden formar un califato único de carácter integrista), y en algunas versiones más agresivas buscan una dominación mundial (al Qaeda). Pero en todas las religiones —y el Islam no es la excepción— los practicantes más moderados descubren que el Dios creador es Amor y no está hecho de imposición ni vasallaje. Y en ese sentido, coadyuvan a que la sociedad se cimiente y prospere sobre uno de sus valores más básicos, la tolerancia, para aceptar al prójimo con el cual compartimos vida y trabajo.

*Filósofo e historiadorjordi1427@yahoo.com.mx