Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Llamado a los veragüenses

Como veragüense preocupado por el desarrollo económico y cultural de mi provincia, deseo, a través de este medio, cuna del periodismo es...

Como veragüense preocupado por el desarrollo económico y cultural de mi provincia, deseo, a través de este medio, cuna del periodismo escrito panameño, enviar un mensaje a todos los veragüenses sin distinción política, de manera tal que se sugiera al actual presidente de la República sobre la importancia que representa para nuestra provincia y el país entero la continuidad de las cuatro vías de la Carretera Interamericana por la ruta que años atrás se tenía, pasando por Soná y el Sur de Las Palmas, región que hasta el día de hoy registra un gran potencial turístico, agropecuario y comercial.

Los proyectos turístico de Bahía Honda, Santa Catalina y Coiba; la gran producción agrícola, donde sobresale el cultivo de arroz; y la gran producción pecuaria, justifican el desvío de la ruta de la Carretera Interamericana por este sector de gran significado para nuestra provincia.

Un antecedente histórico es que cuando se construyó la Interamericana, por los años 60 en territorio coclesano, se pretendía construir en línea recta entre Aguadulce y Antón. Sin embargo, los coclesanos decidieron que lo más prudente era trazar la ruta por Penonomé en aras de un mejor desarrollo provincial y así mismo se diseñó. En esta ocasión le toca a los veragüenses decidir por Veraguas, y qué mejor decisión que proponerle al gobierno actual la nueva ruta a través de nuestro territorio.

No es que la actual ruta se debe cerrar, pero es evidente que el desarrollo no ha encontrado ni encontrará asidero a lo largo de la misma, debido a factores como la poca población y calidad de tierra, por el contrario en el Sur de Veraguas los indicadores presagian un porvenir envidiable. Es por ello que invito a los sonaeños y resto de veragüenses a crear un movimiento ciudadano e impulsar esta idea, porque si nosotros mismos no velamos porque las cosas se hagan como deben ser, más nadie lo hará.

Una buena ruta sería desviándose por La Mesa (Santuario del Cristo Milagroso) y salir al Marañón de Soná (actualmente camino de tosca), lo que le da la opción a los mesanos y a Cañazas en parte (cuatro vías hasta la entrada de la actual Interamericana), así como al Sur de Las Palmas y, por supuesto, Soná, de beneficiarse de este proyecto vial internacional.

Estamos seguro de que el señor presidente, con su mentalidad de estadista, sabrá evaluar esta propuesta salida de un pueblo sufrido, que necesita una alternativa real y solida, como lo es el enlace directo al sistema vial más importante que atraviesa nuestro territorio nacional, la Vía Interamericana.

*Ingeniero agrónomo.easilvera24@gmail.com