21 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Instituciones para el futuro

Después de las entregas anteriores resta presentar lo que a juicio nuestro sería lo indicado. Los ministerios e instituciones autónomas ...

Después de las entregas anteriores resta presentar lo que a juicio nuestro sería lo indicado. Los ministerios e instituciones autónomas cuentan en su organización con departamentos de “inspección” para “fiscalizar sus obras”, con personal y partidas presupuestarias propias. Tanto las partidas como el personal pasarían a la nueva Autoridad.

El sistema que ha venido funcionando, cual es el “ control ” de las obras, tendrá que desaparecer, porque al no ser ya juez y parte en las obras públicas, desaparecerá con ello el germen de la corrupción, es por ello que el nuevo organismo debe tener rango ministerial, para que la jerarquía de éste último sea equivalente al de los fiscalizados, excluyendo así la posibilidad de que se pueda al menos argumentar que los ministros existentes estarían supeditados a la jerarquía de mandos inferiores. Todos los activos asignados a los departamentos existentes pasarán al nuevo organismo.

La estructura organizacional consistiría en que debajo del director, subdirector, secretario general, etc. habrá nueve direcciones provinciales. Todo el personal existe, bastaría darle traslado al nuevo organismo y echarlo a andar. Los funcionarios trasladados deben pasar un filtro, para determinar si han estado vinculados a actos de corrupción, en cuyos casos, los que resultaren vinculados a estos, irán a juicio.

El personal asignado al nuevo organismo en la forma como la concibo, estaría muy lejos de involucrarse en actos de corrupción, porque: 1.— Los ingenieros inspectores de las obras serían rotados, el contratista, nunca sabría quién haría las inspecciones; 2.— Los funcionarios o ministros ejecutores de las obras, no tendrían vinculación alguna con los ingenieros inspectores; 3.— Se harían inspecciones cruzadas para detectar aquellos casos en que pudiera surgir un intento de acto de corrupción; 4.— Habrá una carpeta para cada proyecto, (al estilo de los expedientes médicos), que tomará cada día diferente inspector y sabrá cómo va el proyecto; 5.— Las empresas proveedoras deberán entregar certificados, no solo de calidad, sino de especificaciones: Ej. Un camión que haga entrega de concreto, debe entregar un certificado de las especificaciones técnicas del producto entregado.

Si en adelante se comprueba técnicamente que dicho concreto no corresponde a lo certificado y por ende las especificaciones pactadas, estarían en problemas el contratista y la empresa que hace entrega de dicho concreto. A todos se les aplicaría el rigor de la Ley: Multas, juicios, cancelación de contrato o concesión, etc.

Señor presidente Ricardo Martinelli: Crear la Autoridad que propongo sería un paso importante hacia la exterminación de la corrupción. Al hacer realidad este proyecto se estaría dando un paso de avanzada en el adecentamiento de nuestro país.

*Empresario.juramor777@hotmail.com