26 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Qué es ser buen político?

Para iniciar con buen pie el 2010, comparto una excelente reflexión que tomé prestada del amigo Abraham Jiménez Fernández: “Para ser un ...

Para iniciar con buen pie el 2010, comparto una excelente reflexión que tomé prestada del amigo Abraham Jiménez Fernández: “Para ser un buen político, primero debemos aprender ser buenos ciudadanos.. Como ya hemos dicho, el hombre es el fundamento de la vida social cualesquiera que sean las formas o manifestaciones de ésta. De allí que sea importante redescubrir al hombre como eje y centro de la dinámica social.

“ La persona política necesita de la vida social. Esta no constituye para ella algo sobreañadido, sino una exigencia de su naturaleza ”; Por lo tanto, toda doctrina sobre el orden social debe comenzar por una recta intelección del hombre, su vida y sus fines.

Ahora bien, lo social al ser una propiedad del hombre, es decir, un accidente que emana con necesidad de la naturaleza humana, consiste en un obrar o hacer juntos de muchos. Vale decir, en una práctica común o colectiva que tiende a un fin. Ahora bien el orden social de un político ha de encontrar su principio de ordenación en el fin social, que debe ser siempre el bien común. “ Por bien común, es preciso entender el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección ”.

En este sentido, el fin social de un grupo está determinado en su contenido por la perfección del hombre en su labor política, que es siempre una forma de actividad o vida y el bien común no es otra cosa que la perfección de la vida social. Entonces es ahí donde incide la moral.

Esta reflexión, debe llevarse a cabo simultáneamente en dos planos que se complementan: el plano de la fe y el plano de la razón y de la experiencia humana. Para el creyente, el plano de la fe incluye al de la razón y de la experiencia humana. Para el no creyente, el reflexionar por medio de ambos le mostrará la correspondencia entre ellos.

La mayoría de los políticos no tiene una visión auténtica de la moral, porque no tiene visión auténtica de la persona. La moral se funda en la persona humana, más concretamente, en su dignidad. En términos de la dignidad de la persona, la moral es el modo de ser y vivir que respeta y promueve la dignidad de la persona humana”.

*Escritor y analista político. recursossinlimites@gmail.com