Temas Especiales

26 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un padre irresponsable

Cuando una persona se convierte en figura pública debe presentar su mejor perfil a la sociedad. Si esa persona representa a un sector qu...

Cuando una persona se convierte en figura pública debe presentar su mejor perfil a la sociedad. Si esa persona representa a un sector que le brindó apoyo político, definitivamente tiene mayor nivel de compromiso con sus electores y con el resto del país, sin olvidar que se debe también a su partido político.

Con mucha vergüenza, hemos venido observando la burla que le hace a la justicia un diputado chiricano de nombre Hugo Moreno, quien en más de una docena de veces desatiende los requerimientos de un instructor de la Ley, para que acuda a realizarse una prueba de paternidad para responder a la urgente necesidad de una dama, que confío en sus promesas amorosas en algún momento y procreó con él una hija, que hoy tiene tres años de edad y que no ha podido decirle ’papá’ a este que se dice ‘padre de la Patria’, pero que se niega a adoptar el papel de ‘padre de su hija’.

Cuando observamos a algunos que se dicen ‘varones’ negarse a cumplir con las responsabilidades que conlleva la paternidad responsable, pensamos que se trata de seres humanos con bajo nivel educativo, de estratos sociales bajos, de alcohólicos, de gente viciosa, de baja catadura moral y les endilgamos otros epítetos despectivos, debido a que se niegan a asumir una responsabilidad con una criatura que no les pidió que la trajeran al mundo.

Pero en el caso que nos ocupa estos perfiles se pierden al conocer que el señor Hugo Moreno es médico de profesión, pero ahora, amparado en su condición de diputado de la República, intenta desconocer las leyes que rigen la protección a los menores habidos en relaciones propias de seres humanos adultos. Nuestra Constitución Política le brinda a los hijos habidos fuera del matrimonio las mismas garantías que a los que se engendran dentro del mismo. Y eso parece desconocerlo o no aceptarlo el Dr. Moreno.

Injusto que esa niña, que en su corta vida no haya tenido la oportunidad de llamarlo papá ni de darle un abrazo de cariño, ni de mostrarle a sus amiguitos la foto de quien la concibió en una relación sexual, que parece de animales y no de seres racionales, esa menor quizás hoy está pasando situaciones difíciles en lo económico. Imaginemos a esa madre que espera que se haga justicia, las penurias que pasa para darle protección, educación y lo necesario para que se desarrolle al margen de lo que sucede a su alrededor y, lo más grave, generado por quien supuestamente es su padre biológico.

En esta cadena de irrespeto a las leyes, encabezadas por el diputado Moreno, son tan culpables como él su partido político; la dirigencia de ese partido; la alianza de gobierno que lo cobija; el presidente de la República, que es su jefe político; la iglesia católica, que no se pronuncia al respecto; las organizaciones de la sociedad civil, que dan poca importancia a tan deleznable acción y; los medios, que tenemos la obligación de denunciar estas situaciones, para que no se repitan en detrimento de seres humanos inocentes.

Me niego a creer que no exista fuerza humana en este país que haga que el diputado Hugo Moreno cumpla con los requerimientos de la justicia, para darle una mejor calidad de vida a este angelito que tiene tres años y que reside en algún en lugar de la provincia de Chiriquí. Yo por lo menos, protesto y lo dejo plasmado aquí.

*PERIODISTA.