Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Carta abierta al señor presidente

Señor presidente: Para ayudarlo en su gestión y en especial a nuestro querido Panamá, hago de su conocimiento un tema que está siendo pé...

Señor presidente: Para ayudarlo en su gestión y en especial a nuestro querido Panamá, hago de su conocimiento un tema que está siendo pésimamente tratado. Durante la campaña política, cuando ya el presidente de nuestro partido político había decidido unirse a su campaña, yo le escribí a su persona y le daba varias razones para que no siguiera proponiendo el Proyecto del Metro como la solución al transporte masivo. No lo hacia porque pensara que este sistema no pudiera dar una respuesta, sino porque éste no es el más seguro ni tampoco el que mejor se ajusta a las condiciones de nuestra ciudad. Aún guardo sus respuestas sobre este tema donde decía que le enviaría esa información al Ing. Juan Carlos Varela, quien estaría al cargo de ese Proyecto. Me han dicho que usted es una persona muy orgullosa y prepotente, pero jamás pensé que ese orgullo lo llevase a afectar a nuestro país de la forma que lo pretende hacer con este tema.

En julio, a los pocos días de que usted tomase el control del gobierno, y después que se rumorara que iba a nombrar al Ing. Roberto Roy como el secretario del Metro, me reuní con este último a solicitud de un tercero para que le expusiera mis puntos de vista. Luego de la conversación con el Ing. Roy pude percibir, como en efecto hoy puedo comprobar, que estaba en lo cierto, que la posición del nuevo gobierno con relación a este tema ya estaba decidida y era la de IMPONER el METRO a como diera lugar sin tomar en cuenta el daño que se le haría al país.

Si entra a Internet podrá ver con claridad a lo que me refiero. El sistema de Metro es un sistema de trenes con ruedas de metal tal y cual conocemos a los trenes tradicionales. Cambian los vagones en su comodidad y forma, pero siguen siendo propensos a sufrir descarrilamientos, que es lo peligroso de estos sistemas. Aún en los países más desarrollados y con los controles más estrictos de mantenimiento estos sistemas han y seguirán sufriendo descarrilamientos. Lo que me preocupa más es que este sistema se va a construir sobre pilotes (aéreo) y por el medio de nuestras carreteras. NO quisiera estar circulando el día que uno de estos aparatos se venga abajo sobre los vehículos que estén circulando por ahí en ese momento.

Peor aún, el costo de este sistema en contraste con el del Monorriel es de unos 15 millones por kilómetro (estimados) el costo promedio, dependiendo del sistema de monorriel que se desee usar. El costo promedio de un sistema de monorriel puede rondar entre los 45 a 50 millones por kilómetro. Si el proyecto que ustedes están imponiendo contra todo lo sensato y seguro lo han estimado en unos 1500 millones por los 14 kilómetros de recorrido, el costo promedio sería de 107.14 millones por kilómetro. Si se hiciera el mismo recorrido con el sistema de Monorriel el costo sería de US$700 millones.

Si yo fuera el presidente no podría darle la cara al pueblo y menos cuando usted está permitiendo que funcionarios de su gobierno salgan en los medios y digan que no tienen dinero para pagarle una indemnización justa a los afectados por el Dietilenglicol ni tampoco a los afectados por el accidente del bus incendiado. Le recuerdo que fue por negligencia de funcionarios del gobierno panameño (no importa si fue de este u otro gobierno) los responsables de estas calamidades, y le toca al gobierno panameño ser justo y pagar por su error.

Pero por otro lado salen a pedir unos Juegos Bolivarianos que costarán por lo bajo unos 200 millones, un Metro que costará más del doble de lo que debería costar, y ya ejecutaron unos Juegos Centroamericanos que su buen par de billetes ha debido costar.

La pregunta que con toda sinceridad le hago es: ¿Cómo se atreven a decirle a estas personas que han sido afectadas por el gobierno que no hay dinero para compensarles de manera justa por los daños que ellos han sufrido por culpa de la negligencia del gobierno de Panamá?

Si nos vamos a la famosa compra de los corredores, para su información el Corredor Norte fue licitado en su primera etapa en el año 1994 por 238 millones y comenzaba en Albrook y terminaba en Tinajitas y eso incluía el primer tramo de la Autopista Panamá—Colón, que comenzaba en el Corredor Norte después de la salida de Cerro Patacón y llegaba hasta Chilibre. ¿Cómo después de tantos años y además de tanto incumplimiento por parte de esa empresa, usted piensa pagar tantos millones por recuperar esa Autopista que tiene y debe ser sufragada por los usuarios y no por el gobierno?

Si nos vamos a analizar el Corredor Sur las cosas son aún peores. Al gobierno del ex presidente Pérez Balladares solo le faltó construirle esta autopista gratis al ICA y luego dársela para que ellos la administraran por 30 años a costilla del pueblo panameño. Me pregunto ¿cuál fue el arreglo bajo la mesa entre el gobierno y esa empresa? Hay muchas especulaciones y de algo estoy seguro: ‘Cuando el río suena es porque piedras trae’.

Algo que he repetido a saciedad y lo seguiré repitiendo hasta que vea un verdadero cambio: ‘En este país no hay una verdadera justicia’, la justicia se le aplica a los pendejos y a los que no tienen como PAGAR.

Adjunto le envío unas diapositivas sobre MONORRIELES, para que vea estos sistemas y sus costos en diferentes partes del mundo.

También se le explicó con detalles al Ing. Roy sobre los problemas que van a enfrentar si licitan el Metrobús y no realizan primero algunas correcciones en nuestra ciudad, para permitir que este sistema pueda trabajar sin afectar el flujo vehicular en las vías principales. No se ha hecho NADA a la fecha y va casi un año desde esa reunión. Además, se habría podido evitar bastantes tranques en nuestras vías principales, si se hubiese aplicado un sistema temporal de solución, que sería luego sustituido por el nuevo sistema de transporte masivo a medida que este último fuese implementado.

Puede que esta nota caiga en un saco roto, pero mi conciencia estará tranquila, porque di la señal de desastre a tiempo.

*EX MINISTRO DE OBRAS PÚBLICAS.