Temas Especiales

01 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Uso indebido de fondos públicos

Durante su toma de posesión el presidente Martinelli expresó: ‘Este pueblo nos dio un claro mandato para traer un cambio a este gobierno...

Durante su toma de posesión el presidente Martinelli expresó: ‘Este pueblo nos dio un claro mandato para traer un cambio a este gobierno, de arriba a abajo, y eso es lo que vamos a hacer... La era de los políticos que entran limpios y salen millonarios se acabó... En mi gobierno se puede meter la pata, pero no se puede meter la mano’.

A pesar de ello, en el transcurrir del tiempo, suenan casos y hechos de los que diversos medios noticiosos se hacen eco, producto de situaciones confusas generadas con la utilización de fondos y adquisición de bienes, sin que las investigaciones culminen y se rindan informes serios y objetivos.

Del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), se informa sobre supuestos sobreprecios en licitaciones, presuntamente amañadas, donde un funcionario de alto nivel involucró al ministro Ferrufino en ese hecho.

Se cuestiona la compra de medicamentos, con sobreprecio, en la Caja de Seguro Social (CSS) y el Ministerio de Salud (MINSA). La gravedad de esta realidad es tal, que el Colegio Nacional de Farmacéuticos de Panamá (CONALFARM) informó que el MINSA paga hasta 800% más que la CSS al adquirir algunos medicamentos.

Informes de auditoría, contratados por el propio Fondo de Inversión Social (FIS), revelaron la presunta malversación de fondos públicos, la cual involucraba a varios diputados, actuales y pasados, de gobierno y oposición. Dicha investigación, igual que el caso CEMIS, generalmente es utilizada para distraer la opinión pública. Se adquieren vehículos de lujo, para uso con placa particular. Los bomberos, algunas universidades y otros jerarcas pueden citarse como ejemplo del mal uso de los fondos Públicos.

Otro aspecto relevante, recientemente publicado, es el incremento de la planilla estatal y la burocracia, realidad que se evidencia en la CSS, donde se procuran justificar nombramiento de administrativos hasta de B/.6000.00 mensuales, mientras el desabastecimiento de medicamentos se profundiza.

El clientelismo político continúa su marcha triunfal sobre la eficiencia en la administración pública y la Carrera Administrativa permanece hibernando. Ninguna gestión gubernamental, pasadas ni presente, ha demostrado interés en implementar un sistema de recursos humanos que garantice una administración estatal ágil y efectiva.

Otra suspicacia surge en el ambiente (divulgada por el diario Panamá América, domingo 12 de setiembre de 2010), sobre la misteriosa donación voluntaria de $750000, entregada al presidente Martinelli, para tareas sociales, por una empresa cuyo nombre no se quiere revelar.

Lo cierto es que los fondos para obras estatales deben ser manejados de manera transparente y pública; sin embargo, históricamente las malas prácticas han desvirtuado la administración gubernativa, indistintamente el partido en el poder. La población está en espera del cambio positivo prometido, que ayude a construir la confianza y la credibilidad perdida. Es ineludible evaluar lo realizado y hacer modificaciones que conduzcan a cumplir el mandato popular.

Si bien se cumplió con algunos programas sociales prometidos en campaña, la población espera, ávida, ver los resultados del uso indebido de los recursos del Estado.

*DOCENTE Y ECONOMISTA.