Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Nuevo Estadio Kenny Serracín

M e dicen que para tener los mejores peloteros se necesita un excelente campo de juego o estadio; además una buena organización que invo...

M e dicen que para tener los mejores peloteros se necesita un excelente campo de juego o estadio; además una buena organización que involucre a figuras, dirigentes, patrocinadores y otros. Como un sincero homenaje a quienes abrieron la trocha del deporte insignia de los chiricanos ofreceremos una pequeña reseña del béisbol y sus inicios.

Con la llegada de la compañía bananera Chiriquí Land Company al distrito de Barú en los años 20, inició la práctica del béisbol en nuestras tierras, a través de los norteamericanos y nicaragüenses que allí laboraban, formando los primeros equipos y competiciones.

En aquel entonces en David, solo se practicaban el soft ball y el indor ball.

Ya en 1930 en la Plaza de Sucre, donde se ubica hoy el Palacio Municipal, se celebraban juegos de pelota entre norteamericanos y latinos.

La Plaza de Sucre fue cantera de grandes y buenos peloteros. En el área vivían los Alvarado, Sanjur, Palacios, Silvera y otros. De la vecindad surgieron los primeros equipos, sus integrantes fabricaban con lona sus propios guantes.

De allí nacen los primeros jugadores chiricanos de calidad como: Emilio Sánchez, Fermín Estribí, Ramón Guerra, ‘Niño’ Silvera y otros, los que hicieron historia por su talento en grandes partidos, tanto en su cuadro como en la Plaza de Alanje.

Pero no fue hasta que don Manuel Roy, director nacional del Departamento de Educación Física; Arquímedes ‘Fat’ Fernández, miembro de la Federación Nacional; y Ramón Guerra, por Chiriquí, se reunieron para considerar la realización del primer campeonato nacional, el cual finalmente se realizó del 27 de agosto al 3 de septiembre de 1944, y claro está, con la participación de Chiriquí.

De allí Norberto Navarro, ministro de Obras Públicas, con un comité, planteó la necesidad de un estadio, el cual fue planteado en la Plaza de Doleguita, con una partida de 90000 balboas.

Así se construyó el estadio 3 de Noviembre, hoy Kenny Sarracín, el cual inauguramos en 1950.

Hoy, después de 60 años, el Kenny Sarracín sigue ofreciendo espectáculos, a nivel deportivo, musical y social, a todos los chiricanos y nacionales que asisten a este estadio, que por el tiempo se está quedando obsoleto y chico para la cantidad de personas que asiste a sus eventos, sobre todo en época de béisbol.

Mi persona, autoridades, clubes cívicos y miles de personas que deseamos un nuevo complejo deportivo, les informamos que, a partir del próximo año, en los terrenos municipales que ofreció el alcalde Francisco Vigil por la Cooperativa José María Torrijos en Campo Alegre se estarán construyendo las nuevas instalaciones del nuevo Estadio Kenny Sarracín.

El nuevo complejo forma parte de las megaobras que impulsa el presidente Ricardo Martinelli, que consisten en tres nuevos estadios para las ciudades de Las Tablas, Aguadulce y David este último, a un costo de siete millones de balboas y una capacidad para 10000 personas.

Una Ciudad Deportiva se complementará con la construcción de esta magna obra anheladas por los chiricanos con pistas para atletismo, dormitorios, salón ejecutivo para seminarios o congresos; además se prevé una segunda etapa que involucraría un complejo adecuado a las exigencias de FIFA para la práctica del fútbol.

Esperamos, antes de culminar nuestro periodo, inaugurar junto con las autoridades del gobierno esta obra, que honrará a grandes dirigentes del béisbol chiricanos, como Ramón Guerra, Norberto Navarro, Carlos Alvarado, Camilo Gozaine; así como a jugadores que podrán tocar las grama del nuevo estadio, como Álvaro Cocoy Chavarría, Ernesto Fossaty, Enrique Sarracín, Lauren Flores, Virgilio Kaa, Rodolfo ‘Candelilla’ Aparicio, Bienvenido Cedeño, entre otros.

*DIPUTADO DE LA REPÚBLICA.