Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Al mundo de Zarmina

A strónomos anunciaron el pasado miércoles que habían descubierto un planeta con características muy similares a la Tierra. La noticia d...

A strónomos anunciaron el pasado miércoles que habían descubierto un planeta con características muy similares a la Tierra. La noticia de la Prensa Asociada, redactada por Seth Borenstain, escritor de temas científicos, señala que a 120 trillones de millas, alrededor de la estrella Gliese 581, orbita un planeta que presenta todas las características necesarias para albergar vida. Los 120 trillones de millas parecen lejanos y en realidad tomaría cerca de tres generaciones hacer el viaje desde nuestro planeta, según el doctor Steven Vogt de la Universidad de California en Santa Cruz y codescubridor del planeta. (Tres generaciones representan entre 150 y 250 años aproximadamente).

Vogt dijo que, en términos de espacio universal, esos 120 trillones de millas de distancia entre la Tierra y el planeta Gliese 581g, su nombre oficial, son como estar ‘frente a frente, o en el cuarto de a lado’ (‘like right in our face, right next door to us...’). Para los que han dedicado su vida a la ciencia, y más puntualmente, a la exploración universal con el fin de entender los misterios del universo, esta noticia es una esperanza, de la misma manera en que representa un hito de suma importancia que abre nuevas posibilidades en materia de desarrollo y trascendencia de la especie humana a más largo plazo. Vogt, de manera no oficial, le puso ‘Zarmina’s World’. Como nombre al planeta en honor a su esposa.

Según los entendidos, la Tierra enfrenta continuas amenazas inherentes a su condición evolutiva y cambiante. Señalan que: ‘Las propiedades físicas de la Tierra, al igual que su historia geológica y orbital, han permitido que la vida haya persistido durante este período...’ (Unos 2.8 mil millones de años desde la aparición de la célula simple y unos 2.5 mil millones de años desde la aparición del Homo). ‘Se espera que el planeta continúe apoyando la vida sobre la Tierra por lo menos durante los próximos 500 millones de años’. Pero, existen varias teorías que exploran las probables formas en que nuestro planeta puede fenecer a lo largo de los tiempos que van desde las posibilidades de un mega tsunami, cambios climáticos y calentamiento global; una nueva era del hielo (en la historia de la Tierra se han dado 12); un desastre ecológico y por la misma Humanidad.

Ya habíamos informado en el 2007 que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) informó que ‘la Tierra se está calentando y este fenómeno se debe inequívocamente a la actividad humana’. El informe fue considerado como el más riguroso y amplio que se había elaborado hasta ese momento. El grupo, conformado por unos 2500 científicos de más de 130 países, indicó que ‘las concentraciones de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso en la atmósfera han aumentado de manera notable desde 1750’ [...] y que ‘los niveles de emisión de estos gases a la atmósfera son los mayores de los últimos 650000 años’.

Me llamó la atención los comentarios hechos a la noticia sobre el descubrimiento de ‘El mundo de Zarmina’ en una de las páginas de informativas que visito en la web. Desde los más serios, que invitaban a la reflexión y la confrontación de ideas sobre lo que representa la búsqueda de un nuevo hogar; un hábitat alterno en caso de que, como especie en extinción, los humanos tengamos que emprender viaje hacia nuevos horizontes. Otros aportes y discusiones sobre el artículo expresaban las más provocadoras ideas y comentarios sobre fórmulas para determinar qué hacer.

Nuestra especie, como norma, ha dedicado muy poco tiempo a las reflexiones que merece con respecto a su trato al planeta y las consecuencias para las futuras generaciones. Esa especie ha sido capaz de curar muchos de los males que sobre la Tierra ha amenazado nuestra forma de vida; pero es el mismo ser humano que, a lo largo de los siglos, en su camino evolutivo, ha conspirado contra sí mismo. Ha promovido innumerables guerras, ha esclavizado y abusado de su propia especie para su beneficio personal y ha atentado en innumerables ocasiones contra su propia existencia como colectivo viviente.

Mientras los bárbaros se dedican a saquear y destruir el planeta, literalmente, los políticos a la burla y la demagogia, la necesidad humana e intrínseca de la supervivencia hace que el sector pensante de la especie —los humanistas— trabajen sobre formas de supervivencia a largo plazo. Si no podemos lograr el objetivo de salvarnos del daño que al planeta le hacen con las conductas actuales, lo lógico es que ese sector busque una vía de escape. Eso genera la interrogante, tal cual ocurrió en el blog sobre el artículo: ¿Quiénes deben hacer el primer viaje? Les dejo la interrogante.

*COMUNICADOR SOCIAL.