Temas Especiales

26 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Asen Murgas, soldado de la pluma y el papel

Recuerdo que a finales del año 1998, cada cierta semana, veía llegar a la Biblioteca Hortensio Icaza y por el parque Feuillet a un señor...

Recuerdo que a finales del año 1998, cada cierta semana, veía llegar a la Biblioteca Hortensio Icaza y por el parque Feuillet a un señor de aspecto asiático, bajo, repartiendo unas hojas 81/2 x 13, con un sello en letra china, con comentarios y noticias, que después me entero es un periódico.

No recordaba haber visto algo igual, y la curiosidad me hizo efectuar un comentario en la redacción del periódico, a la persona que me involucró en estos menesteres, y al mencionar el nombre de Asen Murgas—Chu Pan Pao, para otros, me empezó a relatar quién era José Asen Murgas, y lo que más admiraba de Asen era su consistencia en publicar su periódico con sus propios recursos.

A raíz de esto, comencé unas investigaciones sobre los periódicos que se han editado en La Chorrera. De ahí en adelante, siempre que podía, leía el periódico. Una mañana coincidimos en el Café del Mercado Público, donde todas las mañanas, alrededor de las 5:30, llegaba con sus periódicos y se sentaba a leer y tomar su té, mientras hacia lo propio con mi tasa de café, y de allí en adelante, comencé a mantener conversaciones de temas generales, hasta su muerte el 27 de abril de 2009.

Asen nació en Hong Kong, de padre chino y madre panameña, del Hogo de Chiriquí. Siendo comerciante en la región chiricana, su padre conoció a la madre de Asen, donde ellos posteriormente regresaron a Hong Kong, y allá nació Asen. Vivió hasta los 18 años en Hong Kong, de donde regresa a Panamá y comienza a trabajar en el Diario La Hora. Ya viviendo en La Chorrera, funda el Observatorio Chorrerano y posteriormente el Diario Chino Panameño Chu Pan Pao.

En los últimos meses antes de su desaparición, me llamó la atención no verlo en el café, y fui a visitarlo a su casa, y me dio las explicaciones de su retiro, donde se encontraba dedicado a releer los libros, que un día acaricio con deleite, como buen lector, mientras enfrentaba con hidalguía una enfermedad que lo obligó a mantener reposo hasta su muerte.

Siempre acaricié la idea de que se le hiciera un homenaje en vida a quien, en plena juventud, le dio a La Chorrera un medio informativo alternativo gratuito. El día que el Municipio de La Chorrera organice un Centro de Prensa, debe ser bautizado con el nombre de José Asen Murgas—Chu Pan Pao o en un futuro darle este nombre a una calle del distrito. El Consejo Municipal de La Chorrera tiene la última palabra.

Sirva este artículo como mi homenaje al amigo Asen, un soldado independiente de la pluma y del papel.

*CONTADOR PÚBLICO AUTORIZADO.