Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El Control Previo

El Control Previo lo he visto con desconfianza, ha sido un arma para obstaculizar por tonterías los procesos de compra. No existe un con...

El Control Previo lo he visto con desconfianza, ha sido un arma para obstaculizar por tonterías los procesos de compra. No existe un control más efectivo en poder del Estado que el no pago, cuando la ejecución de determinada obra se haya realizado al margen del pliego de cargos y de las cláusulas del contrato firmado entre la Nación y el contratista.

Lo que debe haber, y ya escribí muchas veces sobre el particular, es una inspección real, verdadera y efectiva que haga del cumplimiento de las cláusulas del contrato normas que se cumplan, así de sencillo.

Si el Estado, como he escrito en otras oportunidades, crea la AUTORIDAD PARA LA INSPECCIÓN DE LAS OBRAS PÚBLICAS, quitando estas funciones a los ministerios e instituciones autónomas y las consolida en el organismo que propongo, estos dejarían de tener un control en donde son juez y parte y, como tales, caldo de cultivo para actos de corrupción; como, y lo repito una vez más, los casos que hubo en el Ministerio de Educación del gobierno anterior, en donde dos de sus ministros hicieron cualquier clase de bellaquerías, para solo citar esos casos que aún resuenan en el alma de los panameños.

Volviendo al tema original de este artículo, el Control Previo no suma, resta mucho en la efectividad y realización de los procesos de compras. Que se obligue al 100% en el cumplimiento de las contrataciones públicas y al encontrarse los pecados acostumbrados, se subsana el mal o no se paga. ¿Existe un arma más poderosa que el no pago? Para exigir a los empresarios acostumbrados a actuar mal y en componendas con funcionarios públicos corruptos, que también los hay muchos, lo que debe existir es una buena inspección, dentro de la ley, porque hoy, así las cosas, los funcionarios tienen el camino allanado hacia la rebusca, en detrimento de los buenos empresarios que los hay muchos.

Al comentar la necesidad de la creación de la AUTORIDAD arriba citada, me veo en la necesidad, una vez más, de traer a colación, a la Carretera Interamericana (obra) y a la Carretera Interamericana como ente de inspección. Allí aprendí en mi juventud lo que es el valor de una institución en donde la verdadera inspección tiene peso específico. Los ingenieros a cargo de los proyectos eran hombres íntegros y aquí cito nuevamente a mi amigo Laurencio Guardia, que estuvo a cargo del proyecto Güigala—Frontera. Nunca se pagaba un real si cuando los contratistas pasaban la cuenta y tan solo uno de los inspectores objetaba parte de la sección a cobrar.

Cuando escribí mis artículos anteriores, en donde proponía la creación de la Autoridad citada, me hubiera agradado que algún periodista hubiese entrevistado al Ing. Laurencio Guardia, porque de primera mano puede verter mucho de las virtudes de lo que fue aquella institución que amerita crearse en Panamá. Entrevístenlo ya.

Concluyo en que el Control Previo no tiene valor específico. Así son las cosas.

*EMPRESARIO.