La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La arrogancia de un millonario

¿Qué es la arrogancia?, es el hábito de creerse superior, mejor o con mayor poder que los demás. La arrogancia es uno de los pecados cap...

¿Qué es la arrogancia?, es el hábito de creerse superior, mejor o con mayor poder que los demás. La arrogancia es uno de los pecados capitales. Dante lo define como el amor propio perverso que lleva al odio de los demás. David Hume dice de ella que ‘Los hombres más arrogantes son los que generalmente están equivocados, otorgan toda la pasión a sus puntos de vista sin una apropiada reflexión’.

Es muy grave y doloroso que las aspiraciones electoreras de algunas personalidades del PRD, los ubiquen en posiciones oportunistas y logreras, tal es el caso de las declaraciones que diera a este mismo diario el preaspirante a la candidatura presidencial del PRD Anel ‘Bolo’ Flores; quien señalo ‘Le recomiendo a Martín Torrijos que pase adelante y se retire, ya él terminó sus funciones en el Partido que condujo de una manera omnipotente y secuestrada en los últimos diez años’, La Estrella, 16 de noviembre 2010.

¿Qué se han creído estos personajes? ¿Cuánto tiempo creen que pueden manipular al partido y sus bases de esa manera? Hoy, muchos pretenden enmascarar la responsabilidad que les corresponde en medio de la crisis del Partido, dirigiendo sus ataques contra Martín Torrijos. No hay estrategia más desacertada que esa, Torrijos no es el responsable de la crisis del PRD. No obstante, las declaraciones de Flores llevan implícita una confesión: la actual movilización en algunas áreas de organización son dardos dirigidos a la figura de Martín Torrijos, son parte de la lucha por acomodos y espacios de quienes pretenden convertir el PRD en bastión de sus intereses personales.

Los partidos son actores, quizás irremplazables, del escenario político. En las democracias desempeñan importantísimas tareas, y en los Estados no democráticos tienen también ciertas finalidades. Se ha dicho, no sin razón, que el Estado moderno es un Estado de partidos por el lugar central que ocupan, no solo en la integración de los órganos de representación y de gobierno, sino también por sus funciones de intermediación entre el Estado y la sociedad civil.

Desde esta óptica pretender pegarle al PRD es atentar contra la salud de la democracia, para nadie son un secreto todas las maniobras de este gobierno para dividir al PRD, debilitarlo y convertirlo en un partido dócil a los intereses de quienes nos desgobiernan. En este país estamos transitando en medio de un escenario económico y político deteriorado, el cual nos conduce a la degradación social, tras las imposiciones fiscales, el nivel de vida del pueblo se ha reducido, todo este vía crucis por el que atraviesa nuestro pueblo contrasta más ante los groseros privilegios de burócratas, amigos y familiares del actual gobierno.

Esto está conduciendo a una crisis moral generalizada, cuyo perfil es la profundización de la inequidad social. La crisis actual de carácter sistémica a lo interno del partido, no nos exime de la búsqueda de las respuestas nacionales para este pueblo, para ello debemos encarar el manejo localista y parcializado de la crisis denunciando sus limitaciones; es decir, cuestionar la tendencia que viene apreciándose en algunas áreas de organización a concentrarse en disputas locales y transitorias, con la cual se pierde el bosque por ver el árbol. Este partido debe ser defendido contra las codicias internas y externas, esta defensa retratará su carácter popular, la creatividad política en esta situación definirá su carácter democrático.

*SUBSECRETARIO NACIONAL DE FORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN DEL PRD.