Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Natalia Ferrell

Columnistas

Consultas al diccionario

¿Las dinastías... están de moda? o renacen en el tiempo?


¿Las dinastías... están de moda? o renacen en el tiempo? Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “dinastía” significa: “Familia en cuyos individuos se perpetúa el poder o la influencia política, económica, cultural”. 


Sobre esto podemos darnos a reflexionar... traigamos a la memoria una realidad: a los panameños no nos agrada la expresión “a perpetuidad”. Recordemos que no hace mucho rechazamos todo acto de perpetuidad involucrado con el Canal de Panamá. Y, por más de cinco décadas, pasamos preocupados por su significado y sus consecuencias. Aquello de que el término hubiese sido plasmado en los tratados otorgándole perpetuidad a EE. UU. a permanecer y controlar la franja canalera como dueños absolutos, fue para todos realmente increíble. 


Pero, podemos decir que siendo la palabra “perpetuidad” casi sinónimo de dinastía tiene por consecuencias un sinnúmero de aplicaciones e implicaciones. Por ejemplo, en el campo político, vemos que, desde los años de Ñaupa, se dieron las dinastías. Con suma astucia y control absoluto, familias permanecían en el poder por siglos. Más aún, por mucho tiempo, el fenómeno se ha dado cerca de nosotros. 


Vemos pues que el parentesco entre políticos da cabida a la sucesión genealógica, hereditaria de determinados cargos o funciones sociales dentro de la misma familia. Y así se perpetúa el poder o la influencia política, económica, cultural, etcétera. Oportunidad esta para que existan las dinastías hasta en el arte, el mundo literario, y otros medios. Es cuestión de poder y control. 


Pero... pero... gracias a Dios que siempre habrá un pero, ya que si se trata de imponer una dinastía política en donde existe una democracia representativa, el pueblo tiene la última palabra. Y damos nuevamente gracias, porque podemos invocar a Dios y haciéndonos la señal de la cruz, alerta y con los ojos bien abiertos, ratificamos: en una democracia el pueblo es el que decide. Tengamos muy presente que la democracia es, nada más y nada menos que, la doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. 


EDUCADORA JUBILADA Y COMUNICADORA SOCIAL.