Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Guido Spadafora

Columnistas

Por qué votaré por Varela

Panamá necesita urgentemente, ..., una Constitución moderna para el futuro... de nuestros jóvenes...

Semanas atrás, Olimpo Sáez, miembro del Molirena, dijo en un programa televisivo que apoyaba a Navarro, porque en las encuestas marcaba de segundo y porque, según él, la dirigencia del PRD ya se había lavado la cara, y que no eran los mismos de antaño. Nunca escuché un argumento tan pobre para tratar de convencer de salir a votar por un candidato presidencial que no dejó ninguna obra de relevancia a su paso por la Alcaldía capitalina, pese a estar respaldado por un gobierno de su partido y a contar con un presupuesto multimillonario. Otra cosa que no puedo pasar por alto es que cuando en este país el pueblo se desangraba para luchar por una democracia (que le ha servido al mismo candidato), virtualmente se le arrodilló al torturador y decapitador, Manuel A. Noriega, pidiéndole que le regañara si se equivocaba. (Ver Fraudes y Estafas http://elestafado.blogspot.com/).

Del otro candidato, Mimito, poco tengo que decir. Pero es que tan poco tiene a su haber, que ni se ha atrevido a asistir a los debates, y que ha necesitado todo el empuje del presidente, en todos los sentidos, especialmente el económico. Lo que le restará independencia, dejando de ser una opción de confiar para el pueblo. Además, que representa un gobierno lleno de excesos y corrupción.

Varela, en cambio, en los dos años en que se mantuvo en la alianza, impulsó obras de envergadura (proyecto habitacional de Curundú) y fue el primero en realizar una obra social de calidad humana, como el programa de 100 a los 70. Además de las becas universales, que inciden directamente en las posibilidades de acceso a la educación de las clases más golpeadas.

Ahora como candidato a la Presidencia, Varela nos presenta un plan de desarrollo social y económico de avanzada, ofreciéndole a las clases más necesitadas la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida. Propone descentralizar el presupuesto, para que el interior del país se desarrolle como nunca. Aborda el grave problema de la falta de sanidad de la mayoría de la población al prometer eliminar las letrinas y dotar de agua potable a toda la población. Pero sobre todos los compromisos incluidos en el Plan Varela, hay un punto que considero primordial: la conformación de una Constituyente para eliminar de una vez una Constitución que los panameños no merecemos, desfasada y anacrónica, nacida dentro de los cuarteles.

Panamá necesita urgentemente, como propone Varela, una Constitución moderna para el futuro especialmente de nuestros jóvenes, que sea transparente, justa y acorde con los tiempos actuales, que le dé estabilidad jurídica al país y liderazgo internacional. Pero no solo los panameños necesitamos una nueva Constitución. América Latina necesita que Panamá actualice su Carta Magna. El resto del mundo, que hará uso del Canal ampliado, centro bancario internacional y zonas francas, necesita un Panamá con una Constitución que le ofrezca estabilidad y seguridad al tránsito naviero y actividades anexas, sin convulsiones sociales o políticas como las que someten hoy a Venezuela, otrora también en bonanza económica.

¿Cómo pretende Mimito, con la supuesta fuerza de lo nuevo, aspirar a darnos ‘algo nuevo’, con una Constitución que solo se presta para continuar con la falta de transparencia en la cosa pública y que, en vez de evitar la corrupción, la promueve y le ofrece impunidad?

¿Cómo pretende Navarro echar ‘’palante’ al país con estas mismas leyes que le permitieron a Noriega hacer y deshacer cuando su partido lo mantenía en el poder? ¿Cuántos Martinellis debemos soportar antes de cambiar el rumbo de nuestra política? No podemos seguir permitiendo que alguien llegue a la primera magistratura para saquear el país. Ambos candidatos, Mimito y Navarro, nos prometen echar para adelante al país ‘en una carreta vieja con ruedas cuadradas’. Por estas razones estoy hoy en política, porque creo en el Plan Varela, que es el único que realmente ha puesto al Pueblo Primero.

MÉDICO