Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

Los títeres de Cuba

Los tiene Panamá, Chile, Ecuador, Argentina, Colombia, Nicaragua, Salvador, Honduras y El Salvador. Vargas Vila se equivocó.

Los tiene Panamá, Chile, Ecuador, Argentina, Colombia, Nicaragua, Salvador, Honduras y El Salvador. Vargas Vila se equivocó no solo en su novela: La ubre de la loba, sino que, anticipando que el sable anglosajón cortaría las cabezas hispanoamericanas, pues será después de disecadas por el hambre, la miseria y la ruina en que conduce el comunismo a los pueblos, si no pregúntenle a don Mijail Gorbachov.

El sistema de gobierno cubano no es que sea el peor del mundo, pero está cerca. Allá puede que haya muerto Fidel, se muera Raúl o Fidel Castro Díaz Labart (Fidelito) y el sistema continuará per secula seculorum, así como el poema del Mío Cid. A diferencia de Venezuela, en cuba el 79.97 por ciento de la población actual nació después de la ‘revolución’ y está adoctrinada hasta la medula en el dogma comunista castrista. Mientras que en Venezuela el aparato solo lleva 14 años y la gran masa no ha sido adoctrinada.

Lo cierto es que Cuba necesita explotar a Venezuela (muerta o moribunda), y tienen todo planificado para que así sea. Venezuela está como esos cocodrilos atrapados por una anaconda gigante que con cada movimiento para respirar, es apretado con más fuerza por la serpiente contrictora. Falta poco, ya empobrecieron al país a propósito e hicieron desarraigar a los que producían riqueza, lograron la estampida de la gente de clase media y ahora están por masacrar a los que se queden luchando. Dos de las tres etapas para comenzar el adoctrinamiento general a sangre y fuego están cumplidas y para eso cuentan con un títere escogido, un ejército de 250 000 efectivos mandados por Raúl, 140 000 voluntarios armados mandados por Raúl y 50 000 cubanos expertos en ‘chivateo‘ metidos en todos los rincones estratégicos de los venezolanos, más las Farc en la frontera y cientos de títeres claves en toda Latinoamérica.

¡Ah!, pero lean al colombiano Fernando Londoño Hoyos, pues al parecer el sistema policiaco cubano también gobierna parte de Colombia y sabe hasta el último detalle de los anhelos del presidente Santos: Reelección, Nobel de la Paz, etc. Martinelli, el Arrivo no hay que echarlo en Venezuela ni menos discutir con los bobos de la yuca. ¿Qué hacen tantos cubanos aquí? De vagos tenemos superpoblación; si no lo creen, pregúntele a Camacho.

ESCRITOR