Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Ernesto Enrique Tamayo Pimentel

Columnistas

La voluntad política y la realidad

En estos últimos meses hemos presenciado cómo nuestros candidatos a puestos de elección popular proclaman su gran victoria

En estos últimos meses hemos presenciado cómo nuestros candidatos a puestos de elección popular proclaman su gran voluntad política, la cual la podemos entender como un querer hacer en el ámbito público.

Hemos sido bombardeados, por medio de masivas campañas, de su ánimo e intención de acabar con la pobreza, la desigualdad, la delincuencia y el alto costo de los alimentos.

Pero si solo nos fijamos en lo que dicen, podemos llegar a pensar que su sola intención es capaz de resolver los grandes problemas de nuestra sociedad.

El problema radica es en que siempre nuestros candidatos han expresado su voluntad política, pero los problema persisten en el tiempo. Por tal motivo hemos llegado a pensar que siempre nos han mentido y nunca tuvieron la intención de hacer.

Pero hagamos un ejercicio mental, ¿qué tal si existe uno que realmente tiene el deseo de hacer? ¿Este deseo es suficiente? Antes de responder, hagamos este mismo ejercicio en otro ámbito, ¿qué tal si tengo el deseo de volar un avión? ¿Este deseo es suficiente?

Indudablemente hay que responder que mi mero deseo no es suficiente, pues es necesario el conocimiento. Más bien en todos los aspectos de la vida social es necesario un nivel de conocimiento o instrucción, para ser electricista, albañil, médico, abogado, sociólogo etcétera.

Pero en el entorno político parece que el conocimiento, más que una virtud, es una traba y muchos de nuestros candidatos no tienen ni la menor idea de cómo cumplir sus promesas y aquellos que sí tienen el conocimiento saben que resolver los problemas tomará más de cinco años.

OBRERO Y ESTUDIOSO DE LA SOCIOLOGÍA.