Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Vicente A. Caballero Díaz

Columnistas

Bodas de oro del Instituto Urracá: 25 de junio, 1964-2014

El plantel, abraza un nuevo giro de 180 grados. Actualmente, el colegio es considerado modelo en la formación y transformaciones educativas

Bodas de oro del Instituto Urracá: 25 de junio, 1964-2014
Bodas de oro del Instituto Urracá: 25 de junio, 1964-2014

Arribar a un acontecimiento educativo como el significado de las Bodas de Oro del egregio Instituto Urracá, arraigado en la ciudad de Santiago, en donde por las condiciones sui géneris de su ubicación, y considerando el entorno socioeconómico de la Región, cumple una encumbrada tarea en el proceso educativo del país, transformando vidas.

Recordar y adentrar en los fundamentos que obligaron crear el Primer Ciclo de Santiago, hoy Instituto Urracá, significa retrotraer los hechos relevantes que nos llevan a valorar sus orígenes, crecimiento y desarrollo, así como el papel protagónico que ha representado este Colegio a través de sus diez lustros y que lleva el nombre de un personaje heroico de la época de la conquista y colonización.

Hacer un compendio de los fecundos 50 años que han sucedido desde la fecha que dio origen al Primer Ciclo de Santiago, representa un caminar de gozos y sinsabores, un trayecto de aventuras y episodios que constituyeron retos y desafíos y que, progresivamente, fueron subsanados en el peregrinar de los años. Para recoger las relevantes notas y escribir una breve historia sobre el origen y desarrollo del glorioso Instituto Urracá, es obligante reconocer la creación del Primer Ciclo de Santiago, mediante Decreto 191 de 25 de junio de 1964, hoy Instituto Urracá, con sus instalaciones en la Escuela Anexa El Canadá.

Luego de marchas por las calles, motivadas por los padres de familia y personal docente, se logró la partida para la construcción del plantel. Posteriormente, mediante Acuerdo Municipal No. 31 de 11 de agosto del año 1965, el Concejo Municipal de Santiago, bajo mi presidencia, otorgó el terreno para el levantamiento inicial de las estructuras donde, precisamente, se encuentra ubicado dicho colegio.

Ciertamente, en un sector rodeado de precaristas y de complejos problemas sociales, se logró levantar un Centro Educativo que, hoy día, representa un timbre de orgullo para el Ministerio de Educación, los veragüenses, capacitando jóvenes para el futuro. Con una población estudiantil de 2,974 alumnos, distribuidos en las modalidades de Ciencias, Comercio y Bachilleres en Humanidades, bajo la responsabilidad de 162 docentes, bajo la atinada dirección de sus directivos, consolidan la visión y misión que tiene que cumplir la institución como tea del saber.

Estos logros y proyecciones, tienen que ver, además, con la oportuna, precisa e inteligente participación la Asociación de Padres de Familia, autoridades, empresas, clubes y amigos, quienes, en todo momento, hicieron causa común por el prestigio del plantel.

El Primer Ciclo de Santiago, en el año de 1964, fue dirigido por el profesor Misael Domínguez Castillero, su primer director, con todas las limitaciones y obstáculos que él y su personal tuvieron que vencer. Hago un breve paréntesis necesario para mencionar a los profesores Laurentino Gudiño y Nelly Borrero, funcionarios del Ministerio, quienes se apersonaron al plantel, dirigido por la profesores Luzmila D. de Pinzón, con quienes hicimos un ejercicio sobre el nuevo nombre del plantel, sugerido por la nueva directora de Pinzón, sugerencia que fuera acogida satisfactoriamente.

Luego, el Ministerio de Educación, bajo la administración del Licdo. José Guillermo Aizpú, y la educadora Nidia Medina de Quintero, ministro y viceministra, respectivamente, mediante Decreto 40 de 4 de febrero de 1970, se designa con el nombre de INSTITUTO URRACÁ, con educación completa, memorable acontecimiento, que permitió, satisfactoriamente, el traslado del Segundo Ciclo de Ciencias, Comercio y Letras de la Escuela Normal ‘J. D. Arosemena’.

Debo señalar, por ejemplo, la experiencia inolvidable de la celebración del Primer Encuentro Regional de Bandas Musicales bajo la dirección del maestro José Luis Rodríguez en 1972, una iniciativa del colegio, así como los acertados triunfos de la alumna Inés María Núñez, por primera vez en los anales de su historia, con el segundo y primer puesto del Concurso Nacional de Oratoria, auspiciado por la Caja de Ahorros en los años de 1970 y 71.

El plantel, abraza un nuevo giro de 180 grados. Actualmente, el colegio es considerado modelo en la formación y transformaciones educativas. Su estructura física, totalmente mejorada, camina a lado de las innovaciones científicas y técnicas para el perfeccionamiento del educando, sujeto y objeto de la educación.

Es digno de toda loa rememorar las Bodas de Oro, mediante concursos diversos y la presencia de ilustres egresados que hoy ocupan posición cimera en diferentes ramas del saber.

EXDIRECTOR