17 de Sep de 2021

Mario Aixel Rodríguez Stanziola

Columnistas

¿Quiénes deshumanizan la atención médica?

"El principal factor deshumanizante de la atención médica es la imposición del modelo español de atención del primer nivel"

Hay quejas por el servicio médico y por sus prestaciones. Una de ellas es la deshumanización de los servicios médicos estatales y de la CSS.

Se ha enfocado el problema desde prismas diferentes, ya sea desde la perspectiva del paciente, de los familiares o del propio médico que presta los servicios. Cada uno de estos enfoques resulta ser una aproximación fragmentada, idealista, sin concretar las características que lo definan, quedando solo como un aspecto negativo de la relación médico-paciente.

El principal factor deshumanizante de la atención médica es la imposición del modelo español de atención del primer nivel que lleva a cabo la CSS. Impuesta verticalmente por personas que no saben la realidad de la atención diaria del primer nivel y con la intención de desmejorar la atención para imponer después la privatización de los servicios médicos.

Es evidente que estructuralmente el sistema económico y político modela una atención médica que toma a los pacientes como cosas y no como personas. Esa actitud se hace más intensa cuando la atención médica es brindada con el modelo impuesto en la CSS, que lleva a una forma fragmentada, a que las personas sean vistas como una suma de enfermedades atendidas por uno o varios especialistas y no se brinda la atención médica integral, tanto en sus aspectos físicos como emocionales, preventivos como curativos, la rehabilitación como la adaptación.

La deshumanización se refleja también en el aislamiento físico y psíquico del paciente y del médico. La imposición de la atención con la computadora y de un tiempo estipulado de diez minutos por paciente agrava la situación. Orgánicamente la atención que se brinda es superficial y rápida por el volumen de pacientes que hay que atender y el médico se siente abrumado por lo pesado y extenso del horario de trabajo. No hay una real transferencia entre el paciente y el médico. El paciente se queja de que el médico le presta más atención a la computadora que a él. La presión de las filas de pacientes esperando atención, aisla tanto al médico como al paciente.

Hay otros factores, en la medicina estatal, que contribuyen a la deshumanización de la atención médica. Importante es el volumen excesivo de pacientes que tiene que atenderse por hora. Esto hace la atención médica rutinaria, despersonalizada y convierte al médico en una máquina de sacar trabajo y un recetador de medicamentos de patente. La relación médica se torna una vinculación técnica y no una relación personal entre el médico y el paciente.

Otros factores no menos importantes, como las condiciones inadecuadas de trabajo, la falta de instrumental, de papelería, medicamentos, personal y las permanentes y rutinarias trabas burocráticas, etc. Se tiene que entender que, estructural y orgánicamente, el sistema conspira contra una adecuada relación médico-paciente. Que esa es la intención del modelo impuesto en la CSS. Que la insatisfacción es parte del esquema conceptual de la atención médica en un régimen neoliberal impulsado por las actuales autoridades, para posteriormente pedir la privatización de la atención médica. Por eso el paciente siente esta relación insuficiente, insatisfactoria y enajenante. No ha logrado los mecanismos para luchar contra esta objetivación inadecuada e injusta, que lo despersonaliza, lo inmoviliza, codificándolo, llevándolo a la pasividad, a la incapacidad de responder y organizarse como respuesta al sistema.

Soluciones

Hay que detener la imposición del modelo español de atención del primer nivel, como uno de los pasos esenciales para mejorar la relación médico-paciente. Al mismo tiempo, corregir todos los elementos descritos que agravan la situación. Recordar que la intención principal del modelo español impuesto en la CSS es llevar a la insatisfacción tanto de los pacientes como del personal de salud y facilitar la privatización de la atención médica del primer nivel. Hay que exigir la participación democrática de gremios de la salud y de la población en la elaboración de los planes y programas de salud. Solo así mejoraremos la relación médico-paciente y será mutuamente satisfactoria para todos.

MÉDICO