25 de Feb de 2020

Nelson Caballero Díaz

Columnistas

‘Subsidiar’: decisión política equivocada (II)

En el manejo de las finanzas del Estado, solo existen dos opciones para hacerle frente a un déficit fiscal

La voluntad política del actual Gobierno de subsidiar, tiene otras implicaciones. Los montos millonarios destinados a los subsidios se determinan a la disponibilidad de recursos. Pero lo cierto es que la información oficial que se maneja es que existe una brecha significativa entre los ingresos y gastos estimados en el Presupuesto Público que muestran un ‘déficit fiscal’.

En el manejo de las finanzas del Estado, solo existen dos (2) opciones para hacerle frente a un déficit fiscal. Por un lado, aumentar los impuestos de tal suerte que por la vía impositiva se generen nuevos ingresos o ingresos adicionales destinados a cubrir el déficit y, por el otro, reducir y contener el gasto público de manera que se controlen aquellos renglones de egresos que no son imprescindibles y pueden postergarse.

En el primer caso, resultan medidas impopulares que no resisten la presión de la población agobiada por la cantidad de impuestos que golpean los escuálidos presupuestos familiares y el evidente descontento de los empresarios. En consecuencia, el ahorro en el gasto público es lo más aconsejable. Aplicar medidas estrictas de austeridad en la ejecución presupuestaria, eliminando gastos innecesarios y eliminar el despilfarro de los recursos del Estado.

No es un secreto el cuadro deficitario de las finanzas públicas. Surge la interrogante ¿por qué desarrollar políticas destinadas a subsidiar, si los recursos estatales son limitados? He evaluado en el contexto del presente artículo que es una decisión errónea y equivocada tener como política económica de Estado subsidiar a diversos sectores de la sociedad panameña.

La incapacidad financiera del Gobierno para cumplir con los subsidios otorgados de manera indiscriminada lo obligará, sin duda, a acudir a financiamientos de la Banca Privada y a Organismos Internacionales, lo que elevará el Servicio de la Deuda Interna y Externa a niveles peligrosos y con los riesgos de que resulte en el futuro impagable. Esa opción colocará a la economía panameña en el ‘filo de la navaja’.

*LICENCIADO EN CIENCIAS ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS.