Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

Coiba recuperará su sino

Es un desprecio a la naturaleza y al dolor humano, mantener a la isla de Coiba como atracción turística solo para que extranjeros...

Es un desprecio a la naturaleza y al dolor humano, mantener a la isla de Coiba como atracción turística solo para que extranjeros y nacionales con plata vean cuán bello es nuestro país. Mientras que mantenemos hacinados en cárceles estratégicas para el delito a nuestros condenados. Los presos cuidábamos más ese paraíso que muchos ‘protectores’ de la naturaleza a sueldo que habitan este país minado con ‘ONG’ hasta para inventar subsidios.

Coiba es la isla más grande de Centroamérica que, según la NASA, tiene un área de 494 kilómetros cuadrados. Sus 20 millas de norte a sur las caminé en cuatro días y eso porque estaba buscando una subespecie de ñeque endémica en el lugar que, según las versiones, luce un lunar blanco en la frente, jamás lo vi... Fulele Calvo me prometió B/500.00 si le traía la foto para la Crítica de esos tiempos. (Leer la segunda edición del libro Cómo cagar en el monte y otros comentarios de Julio César Caicedo Mendieta).

Coiba no es como piensan algunos fanáticos ambientalistas después de haber visto la película Papillon, que la comparan con la isla del Diablo. La isla se presta para que no se violen los derechos humanos de los reos, que viven apiñados en pequeñas celdas y bajo un sistema vulnerable para delinquir aún más. La vez que fui también visité los 18 campamentos, no vi a nadie colgado por salva sea la parte, los detenidos pagan sus penas sí, pero se ganan el guacho: pescan, crían vacas, cerdos, gallinas de doble propósito y gallos de pelea. Cosechan: granos, frutas y verduras, leen, cantan y escriben, no como ahora que les damos la comida con 48 millones de dólares al año.

En nombre de Dios, los reos del degradado Sistema Penitenciario deben ser mudados para la isla. Por el bien de ellos y de sus familiares, (sin licitación para edificios, solo para erigir un monumento a Floyd Britton y sus compañeros). La corrupción y la ‘ñañequería’ hacen olas en nuestro país, pero en todo el pacífico panameño no existe una sola que ocluya el verdadero destino de Coiba; como bien pensaron Belisario Porras, Arnulfo Arias, Omar Torrijos y mucha gente con sentido común en nuestro país.

*ESCRITOR COSTUMBRISTA.