Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Alcibíades Atencio Corrales

Columnistas

Loa al soldado desconocido

'Aunque voté por Navarro, soy parte de aquellos que votaron por Juan Carlos Varela'

Quiero dar gracias al soldado de la patria desconocido, pelotón valiente que en las calles hemos sido la base de esa elite de la talla de BERNAL, ÁLVAREZ y muchos otros miembros de la sociedad civil, con nuestro esfuerzo desinteresado económicamente, hablando, hemos demostrado una vez más que el pueblo es el que tiene el poder. Así como los afganos con sus rifles de fabricación casera aplastaron a los poderosos blindados rusos, hasta echarlos de su territorio, en Panamá un puñado (4 gatos dicen los CD) de patriotas consagrados a la patria hemos demostrado que tenemos el poder para aplastar a millonarios de la talla económica y calaña de Ricardo Martinelli.

De hecho: en el 2014 derrotamos a Martinelli y sus millones bien o mal ganados antes de las elecciones de 2009, más los millones que nos robaron del 2009 al 2014, es decir: nos combatió con nuestros propias armas (dinero), pero lo aplastamos el 4 de mayo del 2014 (año de la liberación) y lo seguiremos aplastando en el 2015 (año de la justicia).

Aunque voté por Navarro, soy parte de aquellos que votaron por Juan Carlos Varela, pues nuestro enemigo común es Ricardo Martinelli y su horda de saqueadores de la patria.

Realmente no tienen perdón de Dios, menos de nosotros, simples mortales que votamos por Martinelli en el 2009 creyéndole hombre agradecido a Dios y al patria por tanta riqueza que extrajo del paraíso llamado Panamá, y que gobernando bien era una forma de agradecer. Era difícil pensar que metíamos a la Presidencia a un auténtico caballo de Troya, cargado de saqueadores.

Espero confiado que Juan Carlos Varela realmente sea respetuoso de Dios, por ende, amoroso con el prójimo como lo manda Dios, que a partir del 2015 Ricardo Martinelli y sus seguidores sean solo una experiencia amarga del pasado; así mismo confió en que mi elección de Ana Matilde Gómez fue una acción inteligente y patriótica, igualmente espero que los electores de Zulay Rodríguez, Pedro Miguel González y Katleen Levy estén confiados de que hicieron lo correcto y que no serán defraudados.

Estamos consciente de que nuestros esfuerzos y sed de justicia no se cumplieron cabalmente, pero también estamos conscientes de que si este caso hubiese llegado al pleno de la Asamblea Nacional Alejandro Moncada hubiese sido purificado y consagrado cual monja por el voto secreto de los legisladores, pues la Asamblea Nacional, en mi concepto, es un ‘CHIQUERO DE ORO’. Moncada habría demandado al Estado por daños y perjuicios, obteniendo más millones, pese a ser criminal confeso.

Así es nuestra mal llamada justicia, pues siendo yo un héroe o, por lo menos, patriota, la Corte Suprema que presidió Alejandro Moncada me negó dos años de salarios caídos por mi delito de denunciar la mafia del MEDUCA. Hoy tengo ocho años cuatro meses sin cobrar, simplemente porque ni el actual presidente de Panamá puede rebajarse a escuchar mi clamor justo de justicia, porque soy un soldado de la patria desconocido.

PROFESOR-ARQUITECTO.