La Estrella de Panamá
Panamá,25º

11 de Nov de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Mineras: enclave con esclavitud

'En este tipo de actividad minera, la experiencia demuestra que no solo han arrasado con las condiciones ambientales'

Cada vez son más frecuentes las posiciones de empresas transnacionales que pretenden convertirse en un Estado dentro del Estado, primando una filosofía de enclave. Las denuncias de la clase obrera frente a estas arbitrariedades han sido consideradas por la patronal local, los Gobiernos y medios de comunicación social, como un atentado contra la ‘inversión privada’ y la ‘seguridad jurídica’, mientras guardan silencio ante la violación flagrante de los derechos humanos y laborales de los trabajadores, y ante la transferencia de nuestros recursos y divisas. Al decir de los sociólogos, conducta típica de una burguesía parasitaria que no disputa al capital extranjero la ganancia, sino que resarce con sobreexplotación de la fuerza de trabajo (informalidad laboral, bajos salarios y carencias de prestaciones sociales).

El reciente caso vivido por los trabajadores de Minera Panamá, subsidiaria de First Quantum Minerals (empresa canadiense), puso en evidencia algunos elementos de las concesiones que se han entregado: el predominio de un modelo de enclave que priva en la región por parte de la empresa, donde se supedita todo el accionar institucional, productivo y social a los intereses de la transnacional, en una extensión territorial que va desde La Pintada de Coclé hasta Donoso en Colón; y la pretensión de imponer una relación laboral de esclavitud donde se violentan normativas laborales y migratorias.

Igualmente, son notorias las marcadas violaciones a las leyes nacionales, en particular a la Constitución Política de Panamá y al Código de Trabajo. La contratación de fuerza de trabajo extranjera más allá de lo permitido por la Ley (cantidad y condición para su contratación) demuestra las ilegalidades que se vienen cometiendo al momento de otorgar las concesiones en el territorio panameño, donde no solo se flexibiliza o quebrantan las leyes, sino también donde falazmente se le entregan excesivas prerrogativas económicas so pretexto de la contratación de fuerza de trabajo nacional y el desarrollo para las comunidades.

En este tipo de actividad minera, la experiencia demuestra que no solo han arrasado con las condiciones ambientales, dejando extensiones de terrenos desolados por la técnicas altamente lesivas al medio que no le son permitidas usar en sus países, no generan desarrollo, sino expulsión de comunidades y ahora ponen a competir a la fuerza de trabajo nacional con la extranjera en condiciones parecidas a la esclavitud.

En este sentido, en la historia de América, desde la época de la conquista, la explotación minera ocasionó una intensa explotación humana donde la esclavitud fue una de las respuestas adoptada por la autoridad colonial. En la actualidad países de Suramérica y Centroamérica han denunciado ante la Organización de Naciones Unidas la minería como una de las formas Contemporáneas de Esclavitud, ante condiciones de trabajo indignas, inhumanas e inmorales.

El SUNTRACS en defensa de los intereses de la clase obrera que trabaja en la minería, en esta ocasión en el proyecto de Minera Panamá, ha hecho lo propio, denunciar las condiciones paupérrimas en las que laboran los obreros, el no pago de manera adecuada de horas extras, domingos y días feriados, incumplimientos de las normas de seguridad laboral, contratación ilegal de fuerza de trabajo extranjera, sindicalismo amarillo, entre otras.

Frente a ello, desde hacía meses el SUNTRACS insistió ante las autoridades de trabajo para el establecimiento de una mesa de diálogo y negociación que permitiera resolver los problemas, pero los esfuerzos fueron infructuosos, lo que obligó a la huelga en defensa de los derechos de los obreros. Instaurada la mesa de diálogo, hemos alcanzado un acuerdo entre SUNTRACS y Minera Panamá que consiste en: Se constituye un protocolo de acceso en cuanto a tema de seguridad, se resolverán problemas de alimentación y transporte al finalizar la jornada, se proporcionarán y adecuarán los baños y comedores en el centro de trabajo, SUNTRACS tendrá presencia interna dentro del proyecto minero para atender a los obreros. Se acuerda además que MITRADEL tendrá inspectores permanentes que garantizarán libertad sindical y cumplimiento de la Ley Migratoria. En la lucha por el respeto de nuestros derechos, está la victoria.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.