Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Irving R. Díaz H.

Columnistas

Del Ministerio de Ambiente

La población mundial ha alcanzado 7000 millones de habitantes y se espera que alcance los 9-10 000 millones para 2050.

La Ley que crea el Ministerio de Ambiente de Panamá no solo permite equipararnos jerárquicamente con otros países, sino que se orienta hacia el desarrollo ambiental sostenible con un enfoque humanístico, sobre todo por el calentamiento global, cuya amenaza a la supervivencia del Homo sapiens ha conducido a que nos autocalifiquemos como una especie en peligro de extinción.

La población mundial ha alcanzado 7000 millones de habitantes y se espera que alcance los 9-10 000 millones para 2050. Por otra parte, en Panamá la población nacional se ha cuadruplicado en los últimos 55 años y los recursos naturales, de los cuales depende la mayoría de los panameños, han disminuido o se han degradado sustancialmente. Se trata de los bosques naturales, los suelos agrícolas, la biodiversidad, las cuencas hidrográficas, riqueza marina, manglares entre otros y todavía mantenemos un porcentaje significativo de la población en pobreza crítica.

Con el objeto de superar estos problemas con voluntad y creatividad, el país requiere de un llamado político con resonancia nacional de modo de mejorar la educación, entendida como un proceso que requiere método y que debe consistir en una reflexión crítica con intención creativa de manera de mejorar las nuevas ideas, los procesos y técnicas, fomentando la investigación.

Todo este esfuerzo debe estar orientado a superar las dificultades que entrañaría incorporar la economía baja en carbono, posiblemente a un alto costo para las sociedades, para pasar de la era de los combustibles fósiles a la era solar con energías blandas y renovables, pues, según varias entidades internacionales, va a ser difícil disminuir la contaminación ambiental de la atmósfera terrestre de 7 toneladas per cápita a 2 toneladas desde hoy hasta el año 2050. O lo que es equivalente a evitar que la temperatura del planeta sobrepase, en el mismo período, los 2°C y que pueda llegar a una temperatura de no retorno, como se calcula en 4°C por la IPCC de NNUU.

Se espera que todas las entidades gubernamentales y privadas internalicen la filosofía que sustenta el nuevo Ministerio de Ambiente, de modo que este se convierta en uno de los ejes centrales de la política gubernamental. Para lograr los objetivos trazados podría ser muy útil la promoción del diálogo en el hogar, en el trabajo, en la comunidad, entendiendo la inclusión de los valores humanísticos con el debido orden de prioridad, tal como el bien de la sociedad, las preferencias sociales, el bien del individuo, las preferencias individuales y el mercado en un ambiente democrático y con fundamento en los valores de la naturaleza, tales como los valores organísmicos y ecosistémicos.

Como decisores autónomos, todos los ciudadanos podemos sembrar un mejor ambiente, más humano en cada punto de la geografía nacional.