15 de Ago de 2022

  • Ban Ki-Moon

Columnistas

Día Mundial de la Malaria

Un motivo de esta mejora sustancial es el aumento de la disponibilidad de mosquiteros tratados con insecticida

El año pasado, la OMS informó que la tasa de personas que mueren de malaria se ha reducido a casi la mitad desde el comienzo de este siglo. Un motivo de esta mejora sustancial es el aumento de la disponibilidad de mosquiteros tratados con insecticida. En 2013, casi la mitad de todas las personas expuestas a la malaria en el África Subsahariana tienen acceso a un mosquitero tratado con insecticida; en 2004, era solo el 3 %.

Otra razón es el aumento masivo del acceso a un diagnóstico preciso y un tratamiento eficaz. En 2013, el número de pruebas de diagnóstico rápido adquiridas en todo el mundo ascendió a 319 millones; en 2008, esa cifra fue de 46 millones. En el mismo año se adquirieron 392 millones de ciclos de terapias combinadas basadas en la artemisinina, una intervención clave para el tratamiento de la malaria, frente a 11 millones en 2005. Por ello, el número de personas infectadas con malaria se está reduciendo, al tiempo que aumenta el número de personas que reciben medicamentos. Este logro impresionante es una prueba clara de que podemos ganar la lucha mundial contra la malaria. Tenemos las herramientas y los conocimientos. Pero aún tenemos que invertir en la aplicación de esas herramientas a un mayor número de personas, para seguir reduciendo la cifra de personas que contraen la malaria y la de las que mueren anualmente de esa causa.

Necesitamos lograr con urgencia que todas las personas en situación de riesgo en el África Subsahariana tengan mosquiteros tratados con insecticida. Debemos hacer frente a la disminución reciente de la fumigación de interiores con efecto residual, otra intervención clave para reducir las nuevas infecciones. Y tenemos que hacer más por los millones de personas que no pueden realizarse la prueba y recibir tratamiento contra la malaria. También debemos avanzar de manera más decisiva para hacer frente a la resistencia a los insecticidas y los fármacos. Esto significa invertir más en enfoques que han resultado efectivos para la prevención y el tratamiento de la malaria, fortaleciendo los sistemas de salud en los países más pobres e intensificando los esfuerzos para elaborar nuevos enfoques y herramientas.

Con ocasión del Día Mundial de la Malaria, hago un llamado a la comunidad internacional para ‘invertir en el futuro: derrotar la malaria'. Tenemos una oportunidad real de derrotar esta terrible enfermedad. No hay tiempo que perder.

SECRETARIO GENERAL DE LA ONU.