Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Reynaldo Núñez Montoto

Columnistas

Situación actual y perspectivas de la economía panameña

Actualmente, Panamá ostenta la treceava posición en materia económica en la región.

Pese a su escasa población, Panamá ha venido dando muestras inequívocas de un crecimiento económico acelerado y sostenido, al punto que en los últimos años éste ha alcanzado una tasa de 6 %, ubicándonos muy por encima del promedio alcanzado por otros países de la región el año pasado.

Luego de un estudio minucioso de la economía panameña, el Fondo Monetario Internacional, señaló recientemente, que de mantenerse la tendencia actual, esta podría convertirse en la novena economía de América Latina en los próximos doce años. Actualmente, Panamá ostenta la treceava posición en materia económica en la región.

El manejo adecuado de la economía ha permitido que en los últimos meses las calificadoras de Riesgo Internacionales más prestigiosas, como Standard and Poor's, Moody's y Fitch Rating, hayan reafirmado el Grado de Inversión con una Perspectiva Estable. Las últimas calificaciones, en ese mismo orden, de los organismos mencionados, son BBB, BAA2 y BBB.

Todo parece indicar que estimaciones de organismos como el FMI, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina —CAF—, sobre el crecimiento económico de Panamá, no solo serán cumplidas, sino que existen muchas posibilidades de que sean superadas. Según indicadores macroeconómicos, el PIB se mantiene en B/.35 642.2, la Inflación en 2.6 %, y la Deuda, a marzo de este año, en B/. 19 122 millones. Se realiza un gran trabajo para disminuir el desempleo que actualmente es de 4.8 %, porcentaje que se espera continúe disminuyendo ante la oferta laboral que representan megaproyectos como la ampliación del canal de Panamá, y las que están contempladas en el Plan de Inversiones 2015-2019.

Las Exportaciones, hoy fijadas en B/.818 204.344, podrían incrementarse, cuando vemos que rubros como las frutas han aumentado, contribuyendo con el 74.4 % de las exportaciones; en tanto que los depósitos bancarios ascendieron a B/. 67 052.1 millones. El año pasado, la Inversión Extranjera Directa en Panamá sumó $4836 millones, lo que el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio de la Guardia, consideró como ‘un record histórico y una muestra de la confianza de los inversores en el país, en su economía abierta y dolarizada, en su robusto sistema financiero y en lo que significa para el comercio mundial el canal de Panamá y todo el sistema logístico que gira en torno a ello'. Hay que acotar que esa inversión extranjera ha traído consigo transferencia de conocimiento y nuevas tecnologías convirtiéndonos en la tercera nación en el mundo más impactada por ese fenómeno, después de Irlanda y Emiratos Árabes.

El Foro Económico Mundial ubicó a Panamá en la posición #50 en capacidad para innovación entre 148 países evaluados, lo que permitió a Panamá entrar en un selecto grupo de naciones del continente americano al que pertenecen, también, EE.UU., Brasil, Canadá, Costa Rica y Puerto Rico.

A inicios de este año, el Ministerio de Economía y Finanzas firmó con el CAF siete convenios de cooperación técnica no reembolsables, para promover inversiones en sectores prioritarios como generación de empleos, fortalecimiento institucional, mejoramiento de acueductos; reforzamiento de las capacidades productivas de cafetaleros, definición del Plan Energético Nacional 2015-20150, y el diseño del Plan Maestro de Desarrollo Integral y Sostenible de Barú.

Por separado y en conjunto, estas acciones necesariamente impactarán en cada uno de esos sectores y sus beneficios recaerán directamente en una gran cantidad de personas, lo que contribuirá al desarrollo del país, al fortalecimiento de la economía y la equidad.

En esa misma línea, una iniciativa gubernamental que ha merecido especial atención es el Plan Estratégico del Gobierno 2015-2019, que contempla proyectos de inversión por $19 500 millones en áreas como educación, sanidad básica, agua potable, vivienda, transporte, salud, agricultura, energía y seguridad, todos ellos con serias carencias heredadas.

Los voceros gubernamentales hacen énfasis en que más del 80 % de las inversiones públicas que se concretarán bajo esta administración mejorarán la calidad de vida de la población, especialmente la de aquellos que poco o casi nada tienen.

Todo lo anterior indica que estamos trillando por un camino de progreso y bienestar. Ya se han echado las bases para hacer sostenible el crecimiento económico de Panamá, restando, solo, que los planes trazados cristalicen como hasta ahora se está haciendo. Corresponde que pilares de la economía, como el comercio y a la industria, jueguen su rol. Que se paguen a tiempo los compromisos con el erario, se ofrezcan al público productos de calidad y a los mejores precios, sin especulación. La colaboración de todo el conglomerado, dentro de un marco de honestidad y con presencia absoluta de transparencia, hacer el mejor uso de los recursos que el Estado pone a disposición del pueblo y, finalmente, a todos, disfrutar de ese legado de bonanza cuya presencia en Panamá parece inminente.

PERIODISTA Y RELACIONISTA PÚBLICO.