20 de Feb de 2020

Ana Raquel Chanis

Columnistas

Más allá de la Academia

Mucho he deseado que se me permita, sin esperar honorarios, la posibilidad de dotar a los estudiantes graduandos de la universidad pública

Mucho he deseado que se me permita, sin esperar honorarios, la posibilidad de dotar a los estudiantes graduandos de la universidad pública —donde acude el conglomerado estudiantil de menos recursos— información valiosa, trascendente, paralela a todo lo adquirido en la Academia.

Quiero hacer de mis conocimientos y experiencia un aporte de Responsabilidad Social que considero imprescindible. Sabemos de muchos que han obtenido un diploma y luego enfrentan ese estancamiento que trunca ilusiones y crea frustraciones. Por otro lado conocemos de otros que, sin lograr ese pergamino que prueba su paso por la universidad, crecen, alcanzan, triunfan y logran sus metas gracias a la personalidad, la destreza conductual, el acierto en temas ligados al manejo personal, el tino de esa apropiada, correcta actitud natural que logra niveles de éxito insospechados, que inspira confianza y gana credibilidad al armonizar el fondo y la forma.

La consideración profesional no es medida únicamente por cuánto se aprende técnicamente en las aulas. Existen indispensables que no se adquieren en el hogar ni en escuela o universidad alguna, privada o pública.

La práctica de hábitos considerados superficiales es la clave de gente destacada, ‘diferente', percibida como capaz y atractiva.

Existen mujeres profesionales que ignoran cómo interactuar con clientes y colegas, dejando tras de sí una imagen carente de admiración y respeto, individual o profesionalmente. No hablamos de estética, sino del interactuar en la oficina, la dignidad, el saber presentarse y reconocer lo inaceptable en ese entorno.

Justo o no, de ello depende en gran medida el éxito o el fracaso en cualquier gestión profesional o personal, indistintamente de lo que la Academia aporta.

Los diplomas enmarcados en la pared exhiben la preparación académica; sin embargo, nunca serán garantía de éxito en el mundo real ni aseguran la admiración y las consideraciones de excelencia que distinguen a un profesional exitoso.

Más allá de todo lo adquirido en los centros de estudio, habrá que demostrarse continuamente la habilidad para sobresalir del montón e impregnarse positivamente en la mente de los demás.

Gracias al profesor José Chen Barría se realiza aquel deseo. El próximo miércoles 23 de septiembre presentaremos a los futuros egresados de la escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Panamá el Seminario-Taller El poder de la imagen pública — Graduados universitarios frente al mundo profesional .

Al dar recibimos.

*CONSULTORA DE IMAGEN PÚBLICA PERSONAL Y CORPORATIVA.