28 de Feb de 2020

Ricardo Cochran Martínez

Columnistas

El rumbo de nuestra educación (II )

Necesitamos nutricionistas, auxiliares de enfermería, nuestra población envejece

Necesitamos nutricionistas, auxiliares de enfermería, nuestra población envejece, la administración de cuidados, terapias y medicamentos es urgente; contables efectivos que puedan listar los activos de una empresa o crear su propia empresa; informática en todos sus aspectos. Químicos y físicos para adelantar los proyectos de innovación tecnológica e investigación, terapeutas con conocimientos de psicología que asesoren a prevenir crisis en las comunidades e instituciones, orientadores, operativos en idiomas inglés y mandarín (China será el epicentro del comercio mundial). No es que las carreras no existan… pero en las universidades privadas, sobre todo, lo que pido es que se entienda que tienes que ‘aprovechar el caudal de capacidad' de nuestra juventud estudiosa ‘adelantando' su actuar desde el cuarto año de secundaria o inicio de la media. La media debe ser la inmediata preparación a una vida semiprofesional y técnica, por lo tanto, a doble jornada. Pero, más aún, nuevos bachilleres o nuevos técnicos, en educación física, entrenadores, nutricionistas, químicos, etcétera. No podemos seguir ‘mareando' a los estudiantes y decir que hemos cumplido con los fines y objetivos de la educación si nosotros mismos atrasamos a nuestro recurso humano. De ahí que estén apareciendo improvisados y charlatanes de otras latitudes que son vistos como ‘gurús', cuando no es así.

Experiencia no es lo mismo que conocer las cosas por sus causas. ¿Quieres cambiar la nación? Cambia su educación, fórmalos para que las ideas de la educación y la capacidad práctica de desarrollarse como personas de forma legítima y digna sea palpable, sea visible. Graduamos todos los años bachilleres, los cuales con una formación tan especial como la actual los condenamos a trabajar si quieren, en otras labores difíciles y demeritorias a su esfuerzo, hay que adelantar los planes de la educación. Porque no es un negocio el futuro de nuestra patria y digo patria porque también es cierto que ‘las ideologías raras' de aquellos que aún creen en la revolución peleando en las montañas y en las quebradas solucionará algo, tal actitud refleja el desamor por su propio pueblo y vivir en un tiempo que ya… pasó. La revolución se hace en las mentes de los estudiantes para que brillen, y con ideas productivas, con conocimientos, no con el ‘libro rojo de Mao o del otro', sino con ideas eficientes y posibles. Y, por último, la empresa privada debe entender que hay que valorar ese nuevo esfuerzo y no especular con los salarios de los semiprofesionales, porque también condenan al país a caer en manos de charlatanes extranjeros, y ello es también un crimen. El gobernante debe saber hacia dónde va, y tener en cuenta como dije al principio que el mundo se construye sobre ideas.

FILÓSOFO E HISTORIADOR