Temas Especiales

30 de May de 2020

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Verdulerías callejeras

La fumigación de sus instalaciones interiores del Mercado de Abastos, obligó a los pequeños vendedores a mudar sus puestos

La fumigación de sus instalaciones interiores del Mercado de Abastos, obligó a los pequeños vendedores a mudar sus puestos hacia las aceras externas y alrededor del Tribunal Electoral en el corregimiento de Ancón durante un fin de semana. Poco después, en el sector trasero del centro comercial El Dorado, conocido como China Town 2, los mercaderes de productos asiáticos exhibían sus legumbres y verduras, ingredientes básicos en esa rica cocina oriental.

Pasar por este lugar y apreciar los grandes pepinos, las hojas de mostaza, berenjenas, ramos de cebollina y un sinfín de otros elementos de la hortaliza de esa comunidad, es un espectáculo que no deja de llamar la atención; pese a que este tipo de venta se ha diseminado en las principales calles de la ciudad; sobre todo en los sectores populares y en las vías más concurridas en la periferia.

Cuando la capital era una estrecha urbe y el centro estaba entre los barrios de Calidonia, Santa Ana y San Felipe, sitios ubicados en puntos estratégicos, permitían a la población concurrir y encontrar en lugares como en calle Monteserín o en La Cuchilla, lo preciso para las ensaladas o guisos caseros y descongestionar así los ‘mercaditos' tradicionales.

Pero la ciudad se fue ampliando, los límites con la Zona del Canal desaparecieron y empezó una extensión hacia el este, que trasladó el centro hacia otros lugares. Una planificación extraña de las autoridades municipales de diferentes administraciones, obvió estas necesidades y no invirtió en la construcción de infraestructuras que permitieran el desplazamiento de tales centros de servicio.

Ante la ausencia de un plan municipal, pequeños mercaderes ubicaron puestos de venta cercanos al mercado de Calidonia en las avenidas Central, Perú y hasta Cuba en el entorno del edificio de la Lotería Nacional de Beneficencia. Pero también al convertirse la primera de esas arterias en una peatonal, surgieron, brotaron o florecieron pequeños quioscos y carretillas, que crearon un informal, descubierto y extenso bazar verdulero.

Pero esto no es exclusivo de este largo callejón urbano. En todas las grandes avenidas como vía España, Ricardo J. Alfaro, Bolívar se encuentran semejantes ventorrillos improvisados de frutas y también hierbas de todo tipo. Esto ocasiona el consiguiente problema de sanidad con la disposición de desechos que, en muchos casos, afectan el tránsito, porque la gente detiene sus vehículos para negociar sus compras, precisamente en horas pico.

En ciudades como Quito, Ecuador, San José en Costa Rica o la capital mexicana, los responsables de este negocio se organizan en mercados ambulantes o ‘tianguis' por la ciudad para exhibir y vender alimentos, altamente perecederos en sitios que determinan las autoridades locales y donde se coordinan aspectos como el aseo y se ordena el acceso y estacionamiento de los camiones que suministran los productos.

En amplios parques o explanadas se agrupan ordenadamente quienes atienden estos pequeños locales y bajo carpas se ofrecen a la venta todos estos requerimientos de la vida hogareña en condiciones de frescura y a precios diferentes a los de las grandes cadenas de supermercados.

A diferencia, acá estas iniciativas han obligado a la Alcaldía de Panamá a prohibir los puestos en ciertos puntos de la vía pública. Allí, a regañadientes se remueven un día, pero aparecen con sus bártulos un tiempo después y se vuelve a la situación incómoda para todos.

La ciudad debe contar con infraestructuras estratégicamente ubicadas que permitan una ordenada interacción comercial en que se garanticen la seguridad, el movimiento, una amplia oferta y se posibilite un acercamiento entre productores y consumidores, que abarate los precios.

Es oportunidad para planificar mejores opciones y sobre todo, el surgimiento de nuevos locales que garanticen esta actividad cotidiana en el contexto de una urbe moderna, práctica que promueva además su belleza tropical.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.