Temas Especiales

26 de May de 2020

Bolívar González

Columnistas

El Poste de Macano Negro

Ha sido objeto de innumerables y merecidos homenajes por su grandeza como persona y como artista

El Poste de Macano Negro
El Poste de Macano Negro

Recientemente, el 14 de febrero, llegó a la edad de ochenta años el conocido artista nacional de estatura internacional, Daniel Dorindo Cárdenas Gutiérrez, oriundo de Agua Buena de Los Santos. Es importante resaltar que goza de magníficas condiciones de salud y se mantiene activo en su carrera musical de más de sesenta años.

Hablar de Dorindo Cárdenas, es hablar de un hombre cuyo esfuerzo por superar las adversidades de la vida campesina y de su carrera como artista se remonta a inicios de los años 50 del siglo pasado. Hijo de Clementina Gutiérrez y de Peregrino Cárdenas, es uno de siete hermanos. Luego de una desavenencia familiar, tomó su violín y dirigió sus pasos a la provincia de Chiriquí. La región de Dolega lo recibió con beneplácito, razón por la que su primera grabación discográfica la dedica al santo patrono de Los Anastasio: ‘Santiago de los Anastasio'. La grabación del disco de 45 revoluciones estuvo acompañada de la pieza ‘Pueblo Nuevo' del compositor guarareño Artemio Córdoba.

Varios sucesos lamentables ocurridos en la Región del Canajagua, de forma directa, dieron impulso al gran talento del DORO. La repentina muerte por accidente de tránsito del popular acordeonista SEVERITO Batista en 1958, a quien la muchachada tableña respaldaba plenamente. La falta de este artista insignia de las empresas licoreras de CHICHITO y FRINGO Villarreal, productoras del Seco Blanco y Royal Gin, dieron la oportunidad al mejor de los interpretes del acordeón del momento, solo comparable a GELO Córdoba, quien se encontraba en las postrimerías de su carrera. A GELO se le atribuye el uso del acordeón como instrumento capaz de interpretar las piezas compuestas para violín. Luego de su desaparición en febrero de 1959 y la de José Vergara, otro genuino interprete del acordeón, fortalecieron la sólida carrera musical de Dorindo y su conjunto Águilas Istmeñas.

En las fiestas patronales de la Virgen Mártir Santa Librada, en julio de 1958, se presentó por primera vez en Las Tablas, Dorindo Cárdenas y su conjunto en el jardín de bailes El Callejón; aunque no logró un éxito rotundo, llamó la atención la impecable interpretación de las cumbias de CHICO Ramírez; Abrahán Vergara, Clímaco Batista, Escolástico COLACO Cortez, entre otros.

A Dorindo Cárdenas le correspondió compartir honores con Rufino García en la churuca, un artista natural del canto, al igual que Eneida Cedeño, la MORENITA DE PURIO; Hernán Vergara (a partir de 1970) en el bajo; NOELIN Durán, Lino Rodríguez, Moisés García padre y luego Dionis Durán; formando parte del conjunto musical típico, Orgullo Santeño. El compás exquisito, la disciplina que caracteriza a este formidable artista, le ha permitido que su conjunto se le reconozca como el ‘Conjunto Escuela'.

El conocido radiodifusor Pedro Vásquez Cosio, lo ‘bautizó' como ‘El Poste de Macano Negro', por su porte y fortaleza artística. Se le conoce también como ‘El ídolo de las multitudes' y como el ‘Gran Comendador', por la condecoración Vasco Núñez de Balboa en grado de Gran Comendador que le fue otorgada.

Opino que luego de más de sesenta años de vida musical y de haber aportado grandes composiciones, como ‘DÉCIMO QUINTO FESTIVAL EN GUARARÉ', mismo que ha hecho historia en muchos países latinos, especialmente en Colombia, en ritmos de cumbia y salsa, el mote de ‘el Poste de Macano Negro' es el que más justicia le hace, porque dice mucho de su grandeza, resistencia física, fuerza y poderío artístico, como el árbol representativo de nuestra región, más fuerte y duradero, que desafía los tiempos.

Junto a su hermano Dimas, fundó empresas relacionadas con nuestra gente, como El Orgullo de Azuero en los años 60 del pasado siglo, junto al empresario José Alberto ‘ÑOPO' Ordoñez. Convirtieron este centro de diversión en un lugar seguro y elegante de encuentro social, de la gente peninsular, residentes en la capital; lugar que ocupara, entre otros, El Club Ticeño, el Club Tableño, La Pollera. Luego regentan por muchos años El Cosita Buena, de singular trayectoria.

Ha sido objeto de innumerables y merecidos homenajes por su grandeza como persona y como artista. El regocijo de la familia Cárdenas Vergara, sus hijos, nietos y demás familiares, es compartido con los que nos enorgullecemos de ser sus amigos.

COMPOSITOR, ESCRITOR Y FOLCLORISTA.