Temas Especiales

15 de Jan de 2021

P. Fernando Pascual

Columnistas

Somos muchos, y cada uno es único

Al ver algunas gráficas sobre la población mundial a lo largo de la historia, constatamos el enorme aumento demográfico en los últimos 200 años

Al ver algunas gráficas sobre la población mundial a lo largo de la historia, constatamos el enorme aumento demográfico en los últimos 200 años. Si a inicios del siglo XIX éramos 1000 millones de personas, ahora somos más de 7000 millones.

Somos muchos, sí. Para algunos, seríamos ‘demasiados'. Es decir, que según esas personas la humanidad habría aumentado tanto que ahora tenemos un superávit de gente, y esto provoca enormes peligros y retos para el futuro.

Más allá de los números, tanto en el pasado como en el presente, cada ser humano es único e irrepetible. Será rico o pobre, hablará chino o inglés, gozará de salud o de enfermedad, tendrá muchos o pocos años. No importa: es único simplemente por ser lo que es.

Por eso, lo característico entre los seres humanos consiste en la singularidad. Porque Pedro no es María ni Juana es Johnny ni Felipe es Siao. La vida de cada uno surge desde una familia, con un nombre y unos apellidos, con relaciones intensas y únicas, con un pasado y la mirada puesta hacia el futuro.

La riqueza y singularidad humanas explican que nadie sobra, que ninguno ‘está de más' en el planeta. Es cierto que la llegada de un hijo implica reajustes y exige inversiones. Pero incluso quien vive pocas horas y muere por falta de comida o de medicinas, ha compartido un breve trecho del misterioso camino humano.

Después de ese trecho, se abre un horizonte que ahora solo vislumbramos, pero que lleva a plenitud cada singularidad. Porque más allá de la muerte cada uno se encontrará con Dios, e iniciará una nueva etapa que, esperamos, será de plenitud, y que depende, para quienes hemos llegado a la edad adulta, de las elecciones asumidas libremente.

Nadie sobra. Cada uno es importante. Aquí, simplemente por su condición humana. Allá, en la vida eterna, desde la posesión de un alma llamada al encuentro con Dios. Por eso cada existencia humana tiene un valor incalculable, gracias a su origen misterioso y único, y gracias al destino que nos pone en relación directa e indestructible con un Padre que nos ama infinitamente.

SACERDOTE Y FILÓSOFO.