La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fabio Bethancourt Herrera

Columnistas

Círculos de estudio: una alternativa para prevenir la reprobación escolar

‘Cuando mis compañeros me explican algo que no le entiendo al profesor, lo comprendo mejor y salgo bien en los exámenes'

Marisa, estudiante de IV grado: ‘Cuando mis compañeros me explican algo que no le entiendo al profesor, lo comprendo mejor y salgo bien en los exámenes'.

Marcos, estudiante de VI grado: ‘Mis padres están muy orgullosos de mí: el maestro me escogió como asistente. Ahora le explico a mis compañeros, en el círculo de estudio, cómo resolver los problemas y tareas que nos asigna el maestro'.

Roberto, estudiante de VII grado: ‘Yo tengo miedo de hacer preguntas al profesor cuando termina sus clases. Ahora que participo en los círculos de estudio, me atrevo a preguntar a mi compañero asistente y no me da pena que vean que me equivoco'.

Dilio, estudiante de XI grado: ‘Desde que estoy participando en los círculos de estudios como asistente del profesor, yo mismo entiendo mejor el material, puesto que tengo que explicarlo a los compañeros como si fuera un profesor; me siento más seguro de mí mismo y los compañeros me admiran y me buscan para todo'.

Las expresiones de Marisa, Marcos, Roberto y Dilio son representativas de los estudiantes que participaron en los círculos de estudio en Panamá.

Los círculos de estudios eran grupos de tres a cuatro estudiantes que formaban un círculo dirigido por otro estudiante del mismo salón que había sido seleccionado como asistente o monitor por el profesor de la asignatura, porque tenía notas sobresalientes y cualidades de líder en su grupo.

Primero el profesor desarrollaba la temática a todos los estudiantes. Días previos al designado para la sesión de círculo de estudio, el profesor confirmaba que los estudiantes asistentes demostraban competencias en la temática a tratar en el círculo de estudio y les daba unas guías de estudio y reflexión para que ellos la trabajaran en el círculo de estudio.

Los psicólogos, trabajadores sociales y especialistas en orientación escolar ofrecían a todos los estudiantes asistentes un taller sobre las funciones y el uso de estrategias motivacionales y de cambio conductuales. Los padres de familia de los estudiantes asistentes y los educadores participantes recibían un taller de sensibilización y orientación sobre los círculos de estudios.

Los círculos de estudio se iniciaron como plan piloto en las escuelas primarias y del primer ciclo, ubicados en El Chorrillo en la década de los 70, organizados por los psicólogos y otros miembros de los equipos interdisciplinarios de la Dirección de Orientación Educativa y Profesional del Ministerio de Educación (Dirección Nacional de Servicios Psicoeducativos, hoy día). El éxito no se hizo esperar: se mejoró el rendimiento académico y la motivación escolar de los estudiantes, por un lado, y por otro lado, aumentó el entusiasmo de los educadores que tomaron consciencia de que en la misma aula de clase tenían entre sus alumnos cuatro o cinco asistentes que facilitaban el logro de su misión.

Los círculos de estudio comenzaron a extenderse en casi todas las escuelas de Panamá Centro, primarias y secundarias, así como en algunas escuelas de San Miguelito, que recibían los servicios psicopedagógicos del Ministerio de Educación. Se realizaron investigaciones para evaluar su impacto en el rendimiento escolar (Gasteazoro, M. 1975, Mejía, A. 1976). Se encontró que había una mejoría en el aprovechamiento académico.

En la fase de seguimiento, se encontró que los estudiantes de V y VI grado que habían sido los asistentes de sus compañeros en los círculos de estudios eran cuadro de honor y ocupaban puestos distinguidos en la escuela secundaria.

Autoridades del Ministerio de Educación: Los círculos de estudio representan una opción válida para prevenir la reprobación y la deserción escolares.

PSICÓLOGO Y DOCENTE DE LA UP.