La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

El tambor coclesano y las coplas de Elisenia Magallón

En otras palabras, no hay jurados que califiquen ninguna de las destrezas de los conjuntos

El 21 de febrero de los corrientes en uno de los patios del colegio formador de presidentes de la República: Simeón Conte, se llevó a cabo el V Festival del Tambor Coclesano. Pueblos de los cinco distritos coclesanos estuvieron representados, exceptuando los de Olá.

Más de 30 conjuntos convirtieron el histórico escenario educativo en una gigantesca antorcha de colores blandiendo por 7 horas consecutivas: sombreros típicos extraordinarios, polleras, basquiñas y camisillas con diseños propios del folclore nacional, en un ambiente de camaradería en donde se saludaron fraternalmente afanados, como si hubiesen pasado lustros sin verse, viejos amantes del tambor con las cantalantes, los tamboreros y con el propio profesor Ramón Cepeda, organizador de este espectáculo vernáculo digno de ser apreciado alguna vez en sus vidas por alguno de ustedes.

Van cuarenta tambores repartidos en cinco años, entre ellos repujadores, redoblantes y cajas, entregados a las delegaciones como premios por sorteo. En otras palabras, no hay jurados que califiquen ninguna de las destrezas de los conjuntos. Todos son ganadores. El público respalda con palmadas al compás de la percusión y también canta contestando al unísono con los coros. Los comercios locales son los pocos patrocinadores de este evento, incluyendo la nefasta minera que mientras tanto amenaza con destruir nuestro ambiente.

Por el locutor de la tarima, es que uno se enteraba del nombre de la delegación en escena, salvo por algunas que llevaban en sus banderas o en su vestimenta nombre o procedencia de la tuna. La única delegación que cantó distintivos predominantes de su pueblo, lo fue la del Copé, del corregimiento El Harino, distrito de La Pintada, en donde precisamente la cantalante lo es la famosa Elisenia Magallón, que cantó Sombrero de La Pintada.

Elisenia describió en sus coplas (cuatro líneas de octosílabos), la variedad de los sombreros, quiénes los usaban y hasta su importancia nacional e internacional. Ciertamente que uno sale de estos festivales totalmente recargado de nacionalidad, sobre todo si son programados soslayando el licor, aunque observé a varios metiéndose sus lavagallos a escondidas.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.

==========

‘Elisenia describió (...), la variedad de los sombreros, quiénes los usaban (e) importancia nacional e internacional'