La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Néstor D. Flores

Columnistas

La mediación y los conflictos ambientales

La práctica de la mediación en la resolución de conflictos, es un método con resultados exitosos en sociedades ilustradas

La práctica de la mediación en la resolución de conflictos, es un método con resultados exitosos en sociedades ilustradas y cada día cobra mayor importancia en nuestro medio, al momento de emplear un mecanismo para dirimir en asuntos y situaciones que afecten los intereses y la convivencia de las partes. En nuestro país es regulada por el Decreto Ley Nº 5 del 8 de julio de 1999, por el cual se establece el Régimen General de Arbitraje, de la Conciliación y de la Mediación como técnica flexible de consenso.

Es un proceso voluntario, imparcial y legitimado por un profesional que utiliza un arsenal de estrategias para facilitar la comunicación y garantizar la confidencialidad de los descargos que exponen las partes como argumentos para sustentar los intereses que defienden. Igual que en cualquier otro proceso ventilado en un tribunal, lo acordado entre las partes será de obligatorio cumplimiento, para ello se firma un documento aceptando el resultado.

El Estado apunta a implantar nuevos paradigmas para modernizar la gestión pública, en cuanto a la dinámica de las relaciones y el entorno laboral, con tal de brindar un mejor servicio público. De igual manera, busca cómo dirimir en la discrepancia que pudiera generar controversia como producto de alguna de sus acciones y decisiones con los usuarios y colaboradores o lo que resulte entre ellos.

El tema del ambiente y los recursos naturales, por tratarse de una materia de vida o muerte, es un tema de cartelera en cualquier agenda de Gobierno y que por mucho que se invierta en su cuidado y protección, siempre se verá la carencia y su repercusión en la calidad de vida de todos los ecosistemas. En los países con sociedades maduras y de cultura ambiental, se abren espacios de participación, para que la gente se inmiscuya en los problemas ecoambientales y la solución de los mismos.

EL Ministerio de Ambiente, como ente rector, promueve mecanismos de participación ciudadana y el vínculo a disposición de la autoridad del ramo y de la comunidad para facilitar un adecuado proceso de toma de decisiones en el desarrollo de la gestión ambiental pública y privada y, facilitar los procesos de prevención de conflictos ambientales, a través de las Unidades Ambientales Sectoriales, Comités de Cuencas hidrográficas y las Comisiones Consultivas Ambientales (provinciales, comarcales y distritales), entre otros. Con esta última se empodera a la sociedad civil y a los Gobiernos locales.

La institución, a través de la Dirección de Fomento de la Cultura Ambiental, trabaja en la formación y especialización de un grupo de funcionarios en Mediación como Métodos Alternos para la Resolución de Conflicto, para que, a su vez, instruyan y sensibilicen a los componentes de estos comités consultivos provinciales y distritales y, puedan mediar en situaciones y pleitos vecinales de índole ambiental, con el propósito de ventilar sus problemas en la esfera local y no tener que sumar otro expediente a la burocracia administrativa y sufrir las repercusiones en cuanto al tiempo, factibilidad y costo de los modelos tradicionales.

El alcalde y tres miembros del Consejo Municipal que conforman la Comisión Consultiva Ambiental Distrital (compuesta por 7 miembros), son las autoridades locales y líderes comunitarios más ligados a las comunidades y sus problemas y, les corresponde mediar en la solución de las diferencias. De igual manera, están en la obligación de aplicar las normas ambientales, luego de agotadas las medidas de avenimiento o en función de las sanciones por un delito ambiental. Sin embargo, se abre un compás para que la mediación siente a las partes y logren un acuerdo por sí solas, sin llegar a las lesiones que afectan el ambiente. Pongámonos de acuerdo.

ADMINISTRADOR PÚBLICO Y DOCENTE.