Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Argentina Ying

Columnistas

Por qué quiero ser rectora de la Universidad de Panamá

Quiero ser rectora por sentirme que pertenezco a una universidad que merece mejor destino

Quiero ser rectora de la Universidad de Panamá, porque soy científica, investigadora, académica y docente de esta institución a la que pertenezco aún hace 45 años de mi vida personal y profesional. Ella me ha permitido aportar al país en el campo de las ciencias, realizar investigaciones aplicadas que solucionan problemas a la población, publicar trabajos científicos que estimulan otros estudios, desarrollar docencia con ejemplo ético y experiencia administrativa con altura moral.

Quiero ser rectora por sentirme que pertenezco a una universidad que merece mejor destino. Una universidad que dignifique el sentido de pertenencia a todos sus integrantes, ya sean docentes, administrativos y estudiantes, identificados con su responsabilidad y compromiso histórico de pertenecer a una institución, cuya trascendencia se esquematiza en educar para el desarrollo humano de la población a la cual se debe, orientar el pensamiento, crear conocimientos y elevar el nivel de madurez cultural de todos los hombres y mujeres que integran nuestra sociedad.

Quiero ser rectora de una institución que debe mejorar su política administrativa interna, incentivar iniciativas basadas en el mérito y la capacidad eficiente de su personal. De una universidad que optimice las condiciones integrales para la investigación, la docencia y la formación integral de sus estudiantes, en concordancia con las profundas necesidades y contradicciones del desarrollo nacional.

Quiero ser rectora de una institución que reinterprete su participación en la sociedad con dignidad, capacidad científica y credibilidad política, que asesore a todos los sectores productivos y políticos del país, que acoja y eduque profesional y científicamente a todo joven y adulto con la capacidad para ello, pero a su vez, sea referente para la madurez de conciencia ética colectiva, eleve la participación social y se defina por la valoración equitativa de la condición humana.

Quiero ser rectora de una universidad que, en su capacidad y alcance, pertenezca al siglo XXI, que sea científica y tecnológicamente competitiva, abierta al conocimiento, exigente en su saber y eficiente en el logro de sus objetivos, que proponga nuevas carreras para la formación de profesionales modernos en todos los campos del conocimiento, capaces de interpretar la complejidad social y participar en la transformación de las realidades nacionales.

Quiero ser rectora de una universidad comprometida con el diálogo amplio, la tolerancia ideológica y la madurez política, en la búsqueda de logros y soluciones científicas viables e incluyentes a problemas de la sociedad panameña.

Ella debe actuar con voz crítica, basada en la defensa de la sensibilidad humana, basada en principios sólidos, distanciada de la diatriba contestataria como método. La Universidad no es patrimonio sindical, tampoco una agrupación masificada, de control o de participación social con emotividad discursiva, con base en la tradición y en la lealtad gremial o partidaria.

Quiero ser rectora para garantizar la autonomía universitaria en su espacio y su tiempo, en la medida del libre juego de ideas, la libertad de pensamiento y de cátedra, la libertad en su administración presupuestaria, la libertad de sus decisiones libres de temores, prejuicios y posiciones ideológicas.

En síntesis, quiero ser rectora para legitimar la presencia de la mujer universitaria en su participación científica, académica y administrativa, en las decisiones del quehacer universitario con histórica voluntad política, decidida y honesta de reconstruir la casa de Octavio Méndez Pereira.

CANDIDATA A RECTORA.