Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Eduardo A. Reyes Vargas

Columnistas

Pecado social, pecado de la carne y juventud

Pecado de la carne es incumplir el mandamiento divino de no cometer actos impuros ni desearlos, aunque fueran de pensamiento.

Es social todo pecado contra los derechos de la persona humana, comenzando por el derecho a la vida, o contra la integridad física de alguien; todo pecado contra la libertad de los demás; todo pecado contra la dignidad y el honor del prójimo.

Pecado de la carne es incumplir el mandamiento divino de no cometer actos impuros ni desearlos, aunque fueran de pensamiento.

Ambos pecados según nuestra Iglesia Católica prevalecen en el mundo y en aumento.

Los llamados del papa Francisco evidencian tal preocupación y el aumento de enfermedades de transmisión sexual en los jóvenes aportan al argumento.

La Jornada Mundial de la Juventud, a realizarse en Panamá, es un evento más para acercar a los jóvenes a la teoría y praxis del catolicismo.

Creo que ante el escenario de los pecados citados es un contexto oportuno para educar y formar a nuestros jóvenes en esa lucha frontal contra esas no virtudes de la humanidad.

Sin embargo, más allá del conclave que trae turismo, dinero a la sede, etc., es prudente conocer qué cambios hemos logrado a través de esta herramienta desde la celebración de la primera.

¿Ha mejorado nuestra juventud? ¿Hay más vocaciones religiosas? ¿Se han transformado esos países hacia mejores logros para sus ciudadanos?

Han pasado varios lustros y es interesante saber el impacto de esta reunión en nuestras sociedades.

Tenemos fe en que sus metas se cumplan cada año y en ascenso. De lo contrario, será un conglomerado más de jóvenes que transitoriamente viven una euforia fugaz.

MÉDICO INTERNISTA.