La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Fernando Peña Morán

Columnistas

Martina Andrión: la Alondra Coclesana

‘La característica de la obra poética, cuentos y música de doña Martina Andrión, es el amor a su tierra y a la naturaleza.

Martina Andrión: la Alondra Coclesana

El viernes 9 de junio se cumplieron 110 años del natalicio de Martina Andrión, destacada poetisa y compositora penonomeña, que nació en esta ciudad el 9 de junio de 1907.

Sus padres fueron Juan José Quiróz y Francisca Andrión. Desde muy joven se sintió inclinada por hacer poesía; en 1917, siendo alumna de tercer grado en la Escuela Niñas de Penonomé, escribió sus primeros versos en el periódico escolar EL NIÑO .

Al culminar sus estudios primarios se dedicó a la noble labor de la enseñanza en la Escuela de Churuquita Chiquita, en donde estuvo trabajando durante cuatro años. Viendo la necesidad de adelantar sus estudios fue a la ciudad de Panamá e hizo su secundaria en el Instituto Justo Arosemena. Al terminar sus estudios secundarios regresó a su labor de maestra en la Escuela de Sofre, 1938 (allí escribió Poemas Románticos que publicó en La Voz de La Selva , quincenario manuscrito de Efraín Carles y José R. Vásquez) y escribió la letra y música de la Escuela de Sofre.

En su labor educativa, doña Martina Andrión, le escribió letra y música a cada escuela en que trabajó.

En 1942, el literato español profesor Enrique Ruiz Vernacci la descubre como ‘poetisa de fuerza' en los cursos de composición y ritmo que en ese entonces dictara el Conservatorio Nacional y donde Martina Andrión estudiaba declamación, ritmo y canto; en ese entonces se le conocía como Martina de Coparropa, su estado civil de aquel entonces.

En 1944 el educador Efraín Carles publicó un folleto con el nombre de Mis Violetas , donde reunió muchos de sus versos dedicado al profesor Ruiz Vernacci, su animador. En ese mismo año (finalizando la II Guerra Mundial) los diarios Mundo Gráfico y La Estrella de Panamá publicaron su oración por la paz.

En 1945, con el seudónimo de ‘TINA DEL MAR', publicó en el diario Mundo Gráfico dos cuentos nacionales, narrativos y otras prosas.

Se incorpora al grupo de mujeres guías de Panamá y pronto obtiene barras e insignias que la catalogan internacionalmente.

Ya divorciada, recupera su nombre de soltera, MARTINA ANDRIÓN, solitaria, pero no triste, ama la vida y continúa siendo fuente de cultura nacional.

En 1951 es profesora de Artes Industriales y Turismo en la Escuela Pedro J. Sosa.

En 1952 aparece la canción GUACAMAYA, letra y música, en donde le rinde su amor a su pueblo, Penonomé, canción que ha dado muchos éxitos y reconocimientos.

En 1956, apareció de Martina Andrión el folleto SAN BLAS JOYEL DEL ISTMO y empieza a interesarse por el folklore nacional, aportando a doña Petita Escobar y a Dora de Zárate valiosos documentos de arte nativo y legendario, como los bailes de los Cucuáy, la Cumbia de Pajonal.

En 1961, las Damas Unidas de Penonomé le impusieron la Medalla de Oro HONOR AL MÉRITO.

En 1966 ejerce el cargo diplomático de Agregada Cultural por Panamá en La Paz, Bolivia, dando a conocer por esos países nuestro folclore nacional, estrechando lazos de hermandad. Dio a conocer la Pollera, el Montuno y el vestido de Cucuá. Dictó charlas sobre nuestro país y sobre el Canal de Panamá.

En 1972, la Universidad de Panamá, el DEXA y el Orfeón ‘Ricardo Zolaya' le impusieron a Martina Andrión la condecoración ‘LA LIRA ALADA', toda en oro, en reconocimiento por su aporte musical a Panamá y fuera de él.

En 1976, encontramos a Martina Andrión en su pueblo natal (Penonomé), jubilada desde hace años de educación, pero siempre dispuesta a servir en la enseñanza de solfeo, canto y guitarra funcional.

En 1987 recibe de la Universidad Popular de Coclé, de parte del profesor Olmedo Domingo, el primer ejemplar empastado de sus POEMAS LÍRICOS .

En 1993, el pueblo de Penonomé y la Escuela de Música Estelina Tejeira le ofrecieron un apoteósico homenaje en la Biblioteca Pública Fernando Guardia de Penonomé, donde la banda de la Escuela de Música interpretó diversas piezas musicales de doña Martina Andrión, allí se estrenaron nuevas canciones, como: Portobelo, Terruño y Tímida Gaviota. Se le declara ‘LA ALONDRA COCLESANA'.

Doña Martina Andrión fallece en la ciudad de Panamá el 13 de abril de 2005; su legado cultural perdurará por las siguientes generaciones, incentivando a los jóvenes en la cultura y respeto a los valores. La característica de la obra poética, cuentos y música de doña Martina Andrión, es el amor a su tierra y a la naturaleza. Digno ejemplo es su mayor éxito, la canción GUACAMAYA, la cual es casi un himno para los penonomeños, que la entonan con amor y orgullo al cierre de la mojadera el Martes de Carnaval en la Barrio San Antonio y el Manguito.

A Penonomé.

*FERNANDO PEÑA MORÁN ES NIETO DE MARTINA ANDRIÓN Y CARICATURISTA DE LA ESTRELLA DE PANAMÁ. PARA ESTE ARTÍCULO, CONTÓ CON LA COLABORACIÓN DE LA SRA. ALMA DE FERNÁNDEZ.