Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Hirisnel Sucre Serrano

Columnistas

Causales del decrecimiento de nuestra agroexportación

Tanto teorizar en la importancia de la educación en el desarrollo humano y económico y con acciones como estas, contrarias a esa lógica, ¿qué pensar?

La Estrella Panamá del 25 de abril de 2017, publicó un minucioso detalle del decrecimiento de las exportaciones de bienes agropecuarios, en los últimos cinco años, según cifras de la Contraloría General de la República, escrito por la periodista Mileika Lasso.

Desde mi punto de vista, las causas más importantes para que este negativo fenómeno económico esté ocurriendo son:

1) El abandono sufrido por el agro a partir del periodo presidencial 2009 - 2014, dándole todas las oportunidades a las importaciones de agroalimentos a través de la Aupsa (Autoridad Panameña de Seguridad Alimentaria), afectando enormemente al agricultor nacional sin trasladar los beneficios al pueblo consumidor, pero dando grandes ganancias al importador o intermediario.

Al inicio del periodo presidencial actual, 2014 - 2019, bajo la responsabilidad del exministro Jorge Arango Arias, se optó por proteger la producción nacional hasta que dejó el cargo voluntariamente o porque vio venir la ‘tormenta' que era imposible de resistir en julio de 2016. Reiniciándose la ‘danza' de importaciones y la falta de interés por mantener políticas públicas en beneficio de este deprimido sector primario de nuestra economía.

Al actual titular del MIDA se le ve como un bombero, tratando de apagar todos los ‘fuegos'. Si no hay voluntad política de fortalecer presupuestariamente las instituciones del sector público agropecuario para que llegue donde está el desatendido productor veo muy difícil producir más para el consumo nacional en volúmenes que mantengan una oferta alta que incida en el abaratamiento de la canasta básica alimentaria y además exportar excedentes o incrementar nuestra oferta exportable. Cierto es que la acción de un Gobierno en el agro no se nota como la del Miviot, MOP y otros dedicados en llenar de cemento la geografía nacional, bien lo dicho por la expresidenta Mireya Moscoso: ‘El pueblo NO come carreteras', agregaría yo: ni megaproyectos. Como egresado del Instituto Nacional de Agricultura, 1967, me sentí muy complacido cuando, en su primer año de Gobierno, el presidente actual anunció con bombos y platillos la modernización de este centro de estudios agropecuario; he sabido que el Ministerio de Economía (MEF) ha trasladado todas las partidas presupuestarias asignadas para esta importante y visionaria acción gubernamental en bien de la educación agropecuaria para utilizarlas en otras obras públicas.

Hubo protestas de los padres de familia del centro educativo por las deprimentes condiciones de los dormitorios, aulas, laboratorios, comedores que casi imposibilitan el funcionamiento del instituto. Tanto teorizar en la importancia de la educación en el desarrollo humano y económico y con acciones como estas, contrarias a esa lógica, ¿qué pensar?

2) Todos los países con los que hemos firmado tratados de libre comercio (TLC) tienen fórmulas para brindar incentivos directos a la agroexportación. En el nuestro eso es ‘pecado mortal'. Desde 2009, cuando se reemplazó el Certificado de Abono Tributario (CAT) por el CeFA (Certificado de Fomento a la Agroexportación), al año siguiente este último se eliminó porque al entrar en vigencia los TLC con EUA y la Unión Europea ambas contrapartes panameñas los objetaron, pero nosotros no pudimos ni hemos objetado nada de ellos: son tratados ‘one-way'. Solo han hecho que las exportaciones de bienes agropecuarios hayan decrecido entre 2009 y 2016 en 45 %, según la Contraloría General; y que nuestras importaciones de bienes en general (incluidos los agroalimentos) en 2016 fuera de casi 11 000 millones de dólares y las exportaciones de bienes en general hayan caído a solo 630 millones de dólares, siendo un rubro agrícola el que las lidera: el banano con solo 88 millones. La vecina Costa Rica, exportó el año pasado 3500 millones en bienes agropecuarios contra 173 millones nuestros, siendo 0.05 % comparativamente. Solo las exportaciones de piña en 2016 alcanzaron 870 millones de dólares, 27 % más que todas las exportaciones de bienes totales de nuestro país.

3) Especialistas en comercio exterior del extranjero y nacionales no logran entender por qué nuestro país, poseedor del mayor y moderno centro portuario y de logística de la región latinoamericana, no lo aprovecha para desarrollar e incrementar la producción de frutas tropicales como piña, banano, aguacate, mango, guanábana, cítricos, guayaba, utilizando modernas tecnologías; incluyendo los cultivos orgánicos para enviarlas a diferentes mercados mundiales donde su demanda mantiene sostenidos niveles de incremento y Panamá posee altos niveles de competividad, al ser comparado con los países vecinos y suramericanos que deben pagar peajes del canal al enviar sus productos a la costa este de los Estados Unidos y al mercado europeo; en nuestro caso, podemos enviarlos al pacífico o atlántico sin atravesar el canal.

*EX MINISTRO DE DESARROLLO AGROPECUARIO Y EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.