Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Kimberly K. Palmer

Columnistas

Lo que podría ser el voto de los Millennials panameños para el 2019

Tan solo en 2014 unos 884 jóvenes se postularon a las elecciones del 2014, representaron el 9,7 % del total de los candidatos

Vienen las próximas elecciones para el 2019 y son muchos los datos que apuntan a que el voto joven será determinante. Hemos hablado muy poco de los que están por ser mayores de edad, así que me gustaría exponer desde mi punto de vista algunos insight que podríamos ver reflejados en la agenda electoral del 2019.

Los Millennials o la generación del milenio, son jóvenes nacidos entre los años 1981 y 1995, aunque no hay precisión al respecto. Otros dicen que abarcan a los que nacen hasta los años 2000.

Lo cierto es que representamos el 24.9 % de la población panameña, comprendida en edades de 15 a 29 años, lo que significa que la cuarta parte de nuestra población es joven, estamos hablando de unos 3 405 813 de jóvenes, un importante movilizador económico del país, según el Censo del 2010.

Para el 2020 se espera que seamos más. Tan solo en 2014 unos 884 jóvenes se postularon a las elecciones del 2014, representaron el 9,7 % del total de los candidatos.

Ok, somos el reto de los partidos políticos. Así que aquí van los cuatro puntos que serán diferenciadores en los próximos comicios electorales.

1. Las redes sociales, el boom de la participación ciudadana.

Ya, ya, ya... sabemos lo que hacen las redes sociales. Desde suspender un decreto hasta encontrar a los culpables de matar a un gato en el metro. Es más que conocido que este espacio es la nueva plaza de la participación ciudadana. Por esta vía la gente puede destrozar la imagen de cualquiera, también sabemos que ahora más políticos deben responder a cualquier queja que alguien por las redes sociales levante, los medios de comunicación la aprovechan, así que no está de más recordar que, así como los conectan con los electores, el no tomarlo con importancia, los desconecta.

2. Importa más el candidato que su partido.

El ejemplo de la elección al presidente del parlamento panameño el pasado 1 de julio nos indica algo: muchos aplaudieron las actuaciones de algunos de no seguir la línea que le imponían sus colectivos políticos. Nosotros crecimos con la alternancia partidista, sentimos que es importante, pero somos consciente de que está ligada a los desaciertos de la gobernanza panameña, así que no se sorprendan de que los independientes tomen más relevancia. Así los discursos partidistas no son malos, sino que ya no tienen la preponderancia que en otros tiempos.

3. No tienen que ser como nosotros, sino conectarse con nosotros.

No se trata de una campaña que lleve el último trap con letras políticas ni la camiseta con el diseño más cool , se trata de ayudarnos a reflexionar desde nuestro propio espacio. Nos gusta lo auténtico, por ello propongan los temas que nos apasionan, los partidos políticos deben mejorar su discurso incluyendo temas que, aunque no nos gusten o nos incomoden, sean los suficientemente importantes para generar miradas distintas.

4. No somos la cerecita del pastel.

Nos gusta todo lo que desemboque con los grandes movimientos, o sea lo colectivo nos importa; es decir, que a la hora de las propuestas no es que queramos serla, es que necesitamos estar en ella, no como un adorno, sino como una voz escuchada.

Es cierto que como generación nos falta autocrítica, pero podemos crear esos espacios críticos desde nuestro smartphones, así que ahí le vamos.

PERIODISTA