Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Argelis Gordón

Columnistas

Garantía de ropa interior

Lo más recomendable en este tipo de compra, es observar bien las prendas, estirarlas para asegurarse de que la costura sea firme y el acabado perfecto.

Recientemente en un módulo de atención de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), ubicado en uno de los centros comerciales de la ciudad de Panamá, se presentó una consumidora por un problema de una faja (considerada ropa interior) que había comprado, pero como esta prenda no se puede medir, se la llevó a su casa. Cuando se la trató de medir, se rompió. Al día siguiente, de haberla adquirido, fue al establecimiento para que se la cambiaran, ya que se había roto. No obstante, el agente económico aducía que las prendas íntimas no se cambian, por cuestiones de salud. La consumidora sostenía su postura de que la misma tenía que estar podrida, pues es su talla y se fue rompiendo de repente.

En vista de lo ocurrido, la compradora acudió al mencionado módulo de esta institución, para presentar su caso, ya que rotundamente el encargado del almacén le negó el cambio. Ella insistía en que la faja tenía que estar podrida. La funcionaria de la Acodeco observó físicamente que sí era su talla y en vista a la insistencia, se procedió a tratar de conciliar, pero haciendo la advertencia a la consumidora de que la ropa íntima no se cambia.

Por lo que acudieron juntas al local comercial y al conversar con el encargado, envío a buscar una prenda similar. Se pudo observar que la alarma que se coloca a las prendas de vestir justamente estaba ubicada en la rotura de la faja, lo que pudo ocasionar que al momento de quitarla se presentó el daño, por lo antes señalado, el comerciante aceptó darle el cambio a la consumidora.

Pero hay que dejar bien claro a los consumidores que la ropa íntima no se puede cambiar ni medir, pues la misma es de uso delicado y personal, las mismas son disposiciones del Ministerio de Salud que se tienen que cumplir.

Lo más recomendable en este tipo de compra, es observar bien las prendas, estirarlas para asegurarse de que la costura sea firme y el acabado perfecto. Revise la talla correspondiente, Si después de esta pequeña prueba de resistencia, considera que la calidad es excelente, entonces adquiérala.

TRABAJADORA SOCIAL Y ANALISTA DE CONSUMO.