Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Avatar del Rafael Carles

Rafael Carles

Columnistas

Alimentos que previenen el cáncer

Bajo las actuales condiciones, Li entiende que nadie puede confiar en un sistema así para salvar la vida.

El año pasado, la Asociación Americana de Investigación de Cáncer realizó una Conferencia Mundial en la cual participaron más de 8 mil investigadores, doctores y profesionales de la salud. En la última noche del evento hubo una recepción ofrecida por el Centro de Cáncer Anderson MD con un suntuoso bufé, que incluía carne asada y una gran variedad de ricos quesos. Después vino la gran celebración con un bufé de postres. Pero nunca hubo vegetales ni frutas. Increíble que con tanta información científica sobre los atributos de una dieta a base de plantas, esos fueran los alimentos que sirvieran en un momento en que la obesidad está causando más muertes que los cigarrillos.

Actualmente, existen muchos científicos que investigan acerca de la posibilidad de que el tratamiento y la prevención del cáncer puedan estar conectados con la alimentación. Uno de ellos es William Li, doctor en medicina interna, con residencia en el Hospital General de Massachusetts, con clínica en el Hospital Universitario de Harvard en Boston, y con experiencia de más de 30 años como científico molecular y celular. Li ha desarrollado muchos medicamentos para el cáncer y otras enfermedades, y es un médico consciente de que el medicamento correcto para el enfermo correcto en el momento correcto puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Pero en su carrera, también ha observado que la forma en que trabajan la medicina tradicional y las farmacéuticas para promover salud es insostenible.

El costo promedio para desarrollar un nuevo medicamento supera los mil millones de dólares y demora más de una década. Los nuevos tratamientos para enfermedades como el cáncer, incluso después que los aprueba la FDA, cuestan en el orden de $200 000 o más al año. La mayoría de personas enfermas de cáncer en el mundo nunca podrá obtener los beneficios de medicamentos que conllevan estos altos costos. Bajo las actuales condiciones, Li entiende que nadie puede confiar en un sistema así para salvar la vida.

Por eso, en 2004, creó la Fundación de la Angiogénesis para realizar investigaciones y analizar evidencias científicas, y lo que han concluido es que las frutas, vegetales, hierbas, bebidas hechas de cafés y tés, e incluso las semillas como el cacao y las nueces contienen sustancias naturales bioactivas que son tan potentes que pueden prevenir y detener enfermedades. También han demostrado que aproximadamente el 80 % de las muertes por enfermedades no transmisibles como cáncer, hipertensión, diabetes y otras más pueden evitarse mediante dietas saludables y cambios en los estilos de vida.

Con esa primicia, la Fundación de Li se propuso utilizar las técnicas y herramientas utilizadas por las farmacéuticas para desarrollar nuevos medicamentos y aplicarlas al estudio de los alimentos. Y hasta ahora los resultados son sorprendentes. A alimentos como brócoli, berro, kale, arándanos, tés verdes y semillas de varios tipos se les extrajo sus ingredientes bioactivos y comparó con medicamentos contra el cáncer. Cuando probaron sus extractos, pudieron hacer evaluaciones y encontraron los mismos o incuso mayores niveles de actividad.

Pero eso no fue suficiente. Estos hallazgos ahora se han correlacionado con la información de salud pública existente y, en efecto, los alimentos pueden reducir el riesgo de cáncer. ¡Qué interesante!, un programa institucional de salud diseñado alrededor de la ciencia molecular de los alimentos y que estudia a los alimentos de la misma manera que lo hacen las farmacéuticas con sus productos biotecnológicos. Por supuesto, que al final estos descubrimientos son menos costosos y más económicos de implementar que con los medicamentos experimentales que nadie garantiza sus beneficios y mucho menos sus efectos secundarios.

La evidencia científica acumulada durante los últimos 20 años luego de rigurosas investigaciones, muestra que sí existen alimentos que benefician al cuerpo y lo fortalecen frente a enfermedades como el cáncer. Lo que vemos es que estos alimentos, cuando se consumen en la cantidad adecuada, con la frecuencia correcta, cuando se recogen en el momento oportuno y se preparan con la cocción precisa, pueden tener un impacto dramático en nuestra salud, en la prevención del cáncer y la mejora de las tasas de supervivencia luego de un cáncer. Los alimentos que realmente pueden hacer esto son las frutas, verduras, semillas y nueces. Cae justo en línea con lo que ahora sabemos que son los bloques de una dieta saludable y, de hecho, muy distinto a la dieta panameña que es abundante en grasas animales y carbohidratos simples.

EL AUTOR ES EMPRESARIO, CONSULTOR DE NUTRICIÓN Y ASESOR DE SALUD PÚBLICA.