Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Avatar del Jorge Luis Macías Fonseca

Jorge Luis Macías Fonseca

Columnistas

Hilarias e Hilarios

‘Dundusua' y ‘Ranguliao' son las caras tristes de un Colón abandonado, engañado, aprovechado y hoy a merced de los intereses económicos

Colón, como todo conjunto social, tiene sus realidades que se expresan de muchas maneras. Si algo ha sido constante en la rica historia colonense ha sido la presencia de personajes que han tenido toda una presencia y todo un impacto en la sociedad. Se han convertido en referentes importantes del quehacer colonense y en ocasiones han servido para reconstruir momentos, pasajes y por supuesto, conectados con un pasado que es importante siempre tenerlo presente.

Aparece hoy, Hilaria Headley, conocida popularmente como ‘Dundusua'. Su incorporación al escenario nacional a través de una acción, que merece ponderarse, al convencer a un coterráneo de que no terminara con su existencia, porque Dios definitivamente lo amaba. Ese personaje que recibió un mensaje divino, simplemente llamado, ‘Ranguliao', es otro participante de la cotidianidad de Colón, quien junto con Hilaria la ‘Dundusua', es parte de una verdad que no se puede esconder.

‘Dundusua' y ‘Ranguliao' son las caras tristes de un Colón abandonado, engañado, aprovechado y hoy a merced de los intereses económicos que, con la aquiescencia del Gobierno varelista, decidieron estropearla para hacerla Puerto Libre.

Acostumbrados a la distracción para dilatar y para hacer olvidar, los poderes políticos y económicos no pierden oportunidad para construir íconos que les permitan echar velos a los desbarajustes para estrechar las mentes, que por el entretenimiento, pierden la conciencia.

El Municipio de Colón y propiamente la Alcaldía, al igual que el Gobierno provincial y nacional, han mostrado incapacidad para abordar los problemas colonense. Les conviene, desde luego, la edificación de Hilarias e Hilarios; es decir, de ‘Dundusuas' y ‘Ranguliaos', para frenar la animadversión que siente la comunidad que ya comienza a expresarse en las calles por el crimen que han cometido con Colón, verbigracia la manifestación reciente de los pequeños comerciantes.

Hoy, el alcalde del distrito de Colón, apoderándose de estos personajes populares, pretende ocultar el fracaso de su gestión. Los han tomado como escudo para resguardarse y como bandera para mostrar una bondad que no existe. Esta ciudad se cae a pedazos sin una acción efectiva del alcalde. Se juega con la necesidad de la gente para la politiquería. Desde luego, hubiera sido bueno que con la misma energía demostrada para la presentación pública del personaje, el burgomaestre colonense hubiera hechos las diligencias para hacer un efectivo y eficiente Gobierno alcaldicio.

Es claro que con el ofrecimiento de una plaza de trabajo no se resuelve el problema del desempleo colonense. Pero hubiera sido interesante que con el aprovechamiento mediático que hacen de la figura de ‘Dundusua', bien hubieran planteado al Gobierno nacional la Declaratoria de Colón, ‘Zona de Desastre' y con ello lograr la atención especial que debe dársele a Colón. Desafortunadamente, eso no le importa al Gobierno, lo que sí le interesa es jugar a la demagogia, como ha sido la práctica común, lo cual explica por qué en Colón hay muchas ‘Dundusua' y muchos ‘Ranguliao'. El pueblo al cual pertenecen Dundusua y Ranguliao, pondera la acción solidaria entre estos hermanos, pero no puede hacer lo mismo con quienes muy en el fondo actúan con cálculos para beneficio político.

DOCENTE UNIVERSITARIO.