La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Augusto García Sanjur

Columnistas

Cambio en la educación. ¿Cómo lograrlo?

La respuesta a la segunda pregunta, la encontraremos contratando, como dice Jack Ma, a personas más preparadas que nosotros, para esta tarea

Desde el primer día de escuela, una madre despide a su niño o niña, diciéndole que sea el mejor, por lo que el estudiante se enfoca en estudiar y destacar, lo que seguramente lo llevará al éxito individual en la actividad que desee realizar.

Así, el estudiante ha realizado su trabajo de forma fenomenal y tendremos a una persona exitosa en nuestro país. Este enfoque del beneficio individual lo encontramos en el paradigma de ‘la mano invisible' del padre de la economía, Alan Smith, quien indicaba que si todos buscamos nuestro beneficio individual, la sociedad mejorará. Esta doctrina de los éxitos individuales ha sido la regla en el sistema educativo panameño.

No obstante, el salario de los miembros del sector educativo es para lograr que el conjunto y la mayoría de los estudiantes puedan lograr las capacidades que se instruyen en un salón de clases. El problema en conseguir este éxito colectivo, ha ocasionado que todos estemos de acuerdo en que se necesita un cambio en la educación panameña, pero este cambio ¿en qué consistirá? y ¿cómo lo lograremos?

Consistirá en el cambio de paradigma escolar de la competencia al de la colaboración de John Nash. La respuesta a la segunda pregunta, la encontraremos contratando, como dice Jack Ma, a personas más preparadas que nosotros, para esta tarea.

Para ello propongo la creación una comisión compuesta por tres asesores que se encarguen de diseñar la nueva forma de enseñar en Panamá, esta comisión podría estar compuesta por un finlandés (educación escolar número uno en el mundo), por un panameño, y por un chileno (que sería el balance cultural entre los dos anteriores).

Así, esta comisión usaría la idea keynesianista de utilizar un ‘modelo' para probar el nuevo paradigma de sistema educativo, en una escuela oficial, comenzando desde primer grado hasta sexto grado de primaria, trabajando de la mano con los maestros, y posteriormente comprobar, mediante las competencias adquiridas por los niños, si se ha logrado un cambio beneficioso, para finalmente expandirlo hacia todas las escuelas del país.

Ahora, es imposible soslayar que se trata de un proyecto que requiere más allá de un lustro, por lo que debe ser una obligación continuarlo sin importar el gobernante en turno. Pero los cambios importantes siempre son de esta forma, si no me creen, pregúntenle a la educación en Finlandia, o a un equipo de fútbol de Cataluña, para ver si valió la pena contratar a un asesor holandés para lograr un cambio de paradigma y estilo, a inicios de los años noventa, para poder lograr lo que son hoy en día.

ASESOR EN OWENS Y OWENS.