La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Alberto Velásquez Morales

Columnistas

Peligrosa tarea de los auditores frente a la corrupción

Los recientes escándalos de corrupción, en los que se han señalado personajes de nuestra fauna política

Los recientes escándalos de corrupción, en los que se han señalado personajes de nuestra fauna política, como los relacionados con el deporte y la CSS, han puesto en vigencia la importancia de las funciones que tienen bajo su responsabilidad los profesionales de las auditorías.

En cada caso vinculado al manejo de fondos públicos se menciona el resultado de las auditorías. Debajo cada auditoría existe un mundo de problemas que, en muchas ocasiones, terminan con la destitución o traslado de estos profesionales.

En otros estos han sido presionados por los implicados de cuello blanco para que cambien el informe o han sido despedidos o trasladados por sus jefes inmediatos, porque se atrevieron a señalar en las observaciones que estos son protagonistas.

Frente a estas situaciones es necesario que a todos los auditores internos de las instituciones públicas se les provea de respaldo y protección para evitar presiones, ya que, mientras más independiente y apoyo profesional reciban, los actos fraudulentos se conocerían y lograr que se castigue a los culpables a través de los mecanismos legales pertinentes.

En la actualidad, precisamente cuando cada día se conocen malos manejos en diversas instituciones, el auditor interno corre el peligro inclusive de que atenten contra su seguridad personal y desaparezcan las evidencias descubiertas. Así se ha registrado en otros países.

Por otra parte, sumarios de corrupción se dejan de juzgar, dependiendo del nivel económico y el perfil de los implicados, por fallas o lagunas inventadas por los defensores, lo cual permite a los infractores burlar la Ley.

Además, los trámites se han vuelto engorrosos, transcurre mucho tiempo, y hasta años, para dictar sentencias, los delincuentes desaparecen y sus defensores continúan dilatando los trámites, imposibilitando la certeza del castigo.

Aún cuando parezca que algunas autoridades combaten la corrupción, en muchos casos solo es un maquillaje, no se han modificado algunas leyes que fortalezcan la justicia, a pesar de que los resultados de auditorías, inclusive las forenses, determinen la falta cometida contra del erario.

PERIODISTA