29 de Nov de 2021

  • Nelson W. Pitty M.

Columnistas

Evolución del agro panameño

‘Es de vital importancia reitero, ponerle coto al uso indiscriminado de algunos insumos, la especulación y la irregularidad en el sostenimiento de los precios [...]'

En el devenir de los tiempos, los ciudadanos vemos las posibilidades de ordenar nuestra casa, la Patria pequeña, pero con auges de grandeza, razón por la cual quiero esbozar algunas puntualizaciones desde una óptica empírica, pero con luces de buena intención por Panamá.

Es sensato el interés de las mayorías preocupadas por la denominada cadena agroalimentaria, que también creo que no es de exclusiva atención de productores y Gobierno; el tercero de la cadena, el consumidor, que finalmente es el gran afectado, con creces también se esfuerza por el bienestar de su familia pagando y satisfaciendo una oferta basada en los parámetros de dos grupos interesados en los resultados de pérdidas o ganancias, por supuesto estamos claros sobre la importancia de la dinámica económica y crecimiento sostenido; sin embargo, debemos proponer alternativas para la mejor simbiosis colectiva.

Recurro a tiempos pasados alrededor de 45 años atrás, el concepto de Juntas de Mercadeo Agrícola integrada por los mismos productores basados en esquemas que antes posiblemente adolecían de algunas fallas, pero que las herramientas de aquellos tiempos no alcanzaban las tecnologías de punta y sistemas de apoyo de altos rendimientos y resultados óptimos de calidad total.

Mi propuesta la baso en la posibilidad de la autogestión y reorganización de los productores que deben alcanzar rendimientos de calidad y eficiencia mediante cuotas de siembra y cosecha con estabilización realista de costos y precios de los productos, basados en variables concretas de manejo del sector y los rubros que consideren de consumo específico en el país.

Es de vital importancia reitero, ponerle coto al uso indiscriminado de algunos insumos, la especulación y la irregularidad en el sostenimiento de los precios que se prestan como oportunidades a los especuladores y aprovechamiento de algunos productores apresurados, anticipando el tiempo de cosecha para aprovechar el calificado desorden de las ofertas al consumidor.

Propongo que el recientemente creado Gabinete Agropecuario entre sus primeros aportes incluya apoyar al principal rector del agro, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, coadyuvando con sus dos brazos alternos, que son el Banco de Desarrollo Agropecuario y el Idiap, adentrándose científicamente en la coordinación y propuesta administrativa inicial de las mencionadas Juntas de Mercadeo del sector; implementando lo más importante para Panamá y sus consumidores que es la denominada trazabilidad de los productos, puesto que los consumidores tienen el derecho de exigir el absoluto conocimiento de la procedencia y los procedimientos de cultivo de los productos con todos los procesos de producción etiquetados y tornándose habitual.

Para evitar los errores que ponen en riesgo la salud la trazabilidad implementada desde la adquisición de la semilla como materia prima nacional o importada, siembra, fertilización y plaguicidas, cosecha y su calidad de recolección, empacado, almacenamiento y transporte para ofertarle al consumidor; este es el soporte para aumentar la seguridad sanitaria y la disminución de los costos.

Si bien es cierto, es preciso reiterar que el uso indiscriminado de agroquímicos sin los debidos controles de dosificación y aplicación, la cosecha anticipada sin esperar el decrecimiento de afectación agroquímica es por lo que se han incrementado las exigencias a los productos agrícolas de modo que tengan niveles aceptables de calidad y condiciones ecológicas responsables y no ofreciendo al consumidor un descomunal atentado contra la seguridad de la salud.

Los procesos bien reglamentados podrá encauzar para el productor los márgenes adecuados, protegiendo la sobrevivencia del sector agropecuario, pero principalmente garantizando salud pública del nivel que todos merecemos.

Como siempre, comulgo que solamente quiero aportar un grano de arena por nuestro PANAMÁ.

INGENIERO

***