La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Enrique Castillo

Columnistas

Allá en Tolé... con Erick Fidel

‘Se iba a realizar un encuentro—taller de jóvenes ingenieros agrónomos con pocos años de haber egresado de las aulas universitarias [...]'

Han transcurrido más de 30 años de que nos conocemos. Duras batallas y combates, hemos librado en el plano de las ideas, los conceptos y la praxis, dentro del mutuo respeto recíproco, que nos profesamos ambos, sin que la sangre llegara al río, diríamos que en orillas opuestas, ideológicamente hablando. Pero siempre con el objetivo común y el norte definido del compromiso permanente de luchar por nuestro querido sector agropecuario y la patria profunda que es el terruño istmeño. Allí estuvimos, estamos y estaremos, Erick.

Ya los dos, con las sienes plateadas, el cuerpo curtido por las luchas sangrientas de aquella época, las heridas cicatrizadas, pero con el espíritu joven y revitalizado, con algo más de experiencias y vivencias, continuamos aportando y contribuyendo, desde varias perspectivas, a la recuperación del agro nacional y a la existencia humana.

El otrora dirigente, elocuente y fogoso, Ing. Agr. Erick Fidel Santamaría, ex legislador de la República, ex viceministro del MIDA y militante político del desaparecido partido de la estrella verde, la Democracia Cristiana, un poco retirado de los avatares políticos, y ahora en la faceta de productor-investigador, nos hizo el honor de recibirnos con su admirable esposa, en su santuario-refugio, pequeña finca productiva, allá en Tole, provincia de Chiriquí, de donde es oriundo, y brindándonos la hospitalidad y generosidad del hombre del campo, agricultor y campesino, con mucho orgullo y dignidad.

Se iba a realizar un encuentro—taller de jóvenes ingenieros agrónomos con pocos años de haber egresado de las aulas universitarias, organizado por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Panamá (Cinap) y coordinado por el Capítulo de Chiriquí, presidido por el Ing. Agr. Nodier Villamonte, de la misma organización.

El objetivo era estimular y motivar a los nuevos profesionales, con el ejemplo práctico de campo, a ser mejores técnicos, enaltecer la labor agropecuaria y ser mejores ciudadanos y seres humanos. La finca de Erick Fidel y su caminar, podían ser un buen ejemplo. Palabras por Nodier y Erick Fidel fue el comienzo.

Lo que se pretendía, aparte del contenido humanista del sitio, el propósito agronómico de observar tecnologías apropiadas y amigables con el ambiente, agricultura sostenible, manejo integrado de plagas, el uso de sustancias, biodegradables, reciclaje de materia orgánicas e inorgánicas, repelentes que sirvan de insecticidas y plaguicidas naturales, empleo de ensilaje, sustitutos, macro y microelementos, otros métodos de control de plagas y producción eficiente.

El recorrido por la finca fue de manera entusiasta. Un Erick Fidel con mucho vigor y su espíritu crítico, explicaba, con autoridad didáctica y docente, los avances, dificultades y aprendizajes continuos. El grupo interrogaba, cuestionaba, hacía preguntas de todo tipo. El sol calcinaba con sus luces aquel pedazo de tierra panameña y la mañana avanzaba ineluctablemente.

Ya casi al filo de la tarde, con el influjo energizante de una bebida yogur que se nos brindó, elaborada en el sitio, regresamos a la vivienda para realizar un balance de la jornada.

Erick Fidel, hizo entonces un recuento más detallado del origen de las cosas que había empezado al inicio en la bienvenida. Un frío análisis de la realidad sociopolítica del sector primario de la economía nacional. La importancia de producir comida. Yo asentía y contribuía, por, para y con los panameños.

Otro miembro del gremio, el Ing. Agr. Eladio Araúz, llamaba a la reflexión y ponía énfasis en la trascendencia del evento y lo que se pretendía: exaltar el orgullo de labrar la tierra, demostrar la capacidad de ser mejores cada día, dignos de la profesión, dirigido a los nuevos profesionales e invitados presentes.

Luego, unas viandas típicas, el intercambio informal, mayor camaradería, entrega de presentes. Agradecimiento puntual, y de mi esposa, apoyando al evento.

Creo que el sol sonreía, desapareciendo en lontananza, en esa montaña agreste, de caminos sinuosos, corrientes de ríos serpenteando trillos y caminos polvorientos del oriente chiricano. Así también se hace Patria.

INGENIERO AGRÓNOMO, PRESIDENTE NACIONAL DEL COLEGIO DE INGENIEROS AGRÓNOMOS DE PANAMÁ (CINAP).

‘‘El objetivo era estimular y motivar a los nuevos profesionales, [...], a ser mejores técnicos, [...] y seres humanos'

‘‘[...] Erick Fidel [...], explicaba, con autoridad didáctica y docente, los avances, dificultades y aprendizajes continuos'